El tiempo estimado de lectura es de 7 minutos

Casi todos estamos familiarizados en la gestión de la Coordinación de Actividades Empresariales (CAE) en materia de prevención de riesgos laborales, y somos muchos los que nos hemos dado cuenta de los excesos en los que se incurre durante su aplicación, a veces por desconocimiento y otras veces por excesivo celo en el cumplimiento legal. Estos “excesos de la CAE” la convierten, a veces inecesariamente, en un proceso muy farragoso.

Sobreprocesos

A raiz de algunas consultas que a lo largo del tiempo hemos ido teniendo, hemos creido conveniente exponer  los criterios básicos para una correcta CAE, con el fin de poder asesorar correctamente a las empresas implicadas.

Como todos sabemos la CAE se regula a través del RD 171/2004 que a su vez desarrolla el art 24 de la Ley 31/1995 de PRL. En el art 2 de este RD se definen 2 tipos de empresarios del centro de trabajo y la gestión correspondiente para cada uno de ellos:

  1. Empresario titular: la persona que tiene la capacidad de poner a disposición y gestionar el centro de trabajo.
  2. Empresario principal: el empresario que contrata o subcontrata con otros la realización de obras o servicios correspondientes a la propia actividad de aquél y que se desarrollan en su propio centro de trabajo.

Por tanto es primordial determinar, en primera instancia, si la empresa que asesoramos actua como “empresario titular” o “empresario principal” y, en segunda instancia, revisar detalladamente el contenido de dicho RD (sobretodo los art 4 a 10) para saber, en función del tipo de empresario que encarna, cómo debe actuar

A título general, a toda empresa que tiene trabajadores que concurren en un mismo centro de trabajo (sea empresa contratadora, contratista o subcontratista) le aplica el art 4 sobre el deber de cooperación y de él se deriva que:

  • Se deben informar reciprocamente sobre los riesgos de la actividad que van a desarrollar en ese centro y que puedan afectar a los trabajadores de las demás empresas concurrente. Cada empresario debe tener en cuenta esa información recibida para la gestión de la seguridad de sus trabajadores.
  • Deben comunicarse de immediato las situaciones de emergencia que afecten a trabajadores de otras empresas.
  • Cada empresario debe informar a sus propios trabajadores de los riesgos que les afecten derivados de la actividad de las demás empresas concurrentes.

A partir de aquí, según el RD 171/2004 se deslindan dos posibilidades para el empresario del centro de trabajo, con sus correspondientes obligaciones:

  • que el empresario sea “empresario titular”, es decir, el que tiene la capacidad de poner a disposición y gestionar el centro de trabajo
  • que el empresario sea empresario principal, es decir, el que contrata o subcontrata con otros la realización de obras o servicios correspondientes a la propia actividad de aquél y que se desarrollan en su propio centro de trabajo.

Para la correcta aplicación del RD 171/2004 sin excesos innecesarios, es importantísimo determinar con que figura contamos (en esto es determinante la afirmación marcada en negrita del párrafo anterior), y ello para cada tipo de actividad que se desarrolla en el centro de trabajo con concurrencia de empresas.

1.- Empresario titular

Para este caso, además del art. 4 que ya hemos expuesto y que aplica a todos, para el empresario titular sólo es necesario el cumplimiento de lo que disponen los art 6, 7 y 8 del RD 171/2004, y que en resumen serian:

  • Informar a las empresas concurrentes, de forma suficiente y antes del inicio de la actividad, de los riesgos propios del centro de trabajo que les puedan afectar en su actividad, de las correspondientes medidas preventivas y de las medidas de emergencia. Si los riesgos son graves o muy graves esta información será por escrito.
  • Dar instrucciones, antes del inicio de la actividad y despues de tener información sobre la misma, a los empresarios concurrentes para la prevención de riesgos existentes en el centro de trabajo que les afecten y sobre las medidas a aplicar en caso de emergencia. Y los concurrentes deben cumplirlas e informar de ellas a sus trabajadores.
05-03-2014 17-01-28

Cuadro extraído de la NTP 918

2.- Empresario principal

Además de todo lo anterior (que le corresponderia como empresario titular), cuando el empresario es principal (es decir que la actividad que va a desarrollar la empresa contratada es alguna de las que desarrolla la propia empresa receptora), éste tiene la obligación de vigilancia. Y aquí es donde se abre más el abanico y la indefinición:

  • Debe vigilar el cumplimiento de la normativa de PRL de las contratas y subcontratas para las obras y servicios de su propia actividad que se desarrollen en su centro de trabajo.
  • Exigir a las empresas concurrentes que acrediten por escrito, antes del inicio de la actividad, haber realizado la ER de los servicios contratados. Así como las obligaciones de información y formación de los trabajadores que prestarán el servicio en su centro de trabajo.
  • Comprobar que se han establecidos los medios de coordinación entre las empresas concurrentes
  • Y como toque final: cumplir con el art. 42.3 de la LISOS sobre responsabilidad empresarial, o sea:
    • Responder solidariamente con las contratas y subcontratas de las obligaciones impuestas por la ley de PRL en relación a los trabajadores que actuen en el centro del empresario principal.
  • Por otra parte y tirando del hilo, también nos encontramos que en el art 42 del  Estatuto de los Trabajadores (RDL 5/2000) sobre subcontratación de obras y servicios, se exige al empresario principal comprobar que los contratistas esten al corriente de pago de las cuotas a la Seguridad Social, y responder solidáriamente con la contrata o subcontrata de sus obligaciones salariales y respecto a la Seguridad Social, durante el perido de vigencia de la contrata. 

Por la falta de concreción de la normativa, este último punto es el que obliga a las empresas contratantes a “curarse en salud” y requerir a las contratistas y subcontratistas toda la documentación imaginable, y a veces inimaginable, para justificar todo el cumplimiento legal (altas a SS, cotizaciones, certificados negativos, contratos, nóminas, justificantes de pago, etc. etc.)

Como conclusión:

  • Para una correcta gestión de la CAE, hay que preguntarse y valorar, para cada actividad con concurrencia, si la actividad a desarrollar por parte de la contrata es propia de la actividad del empresario del centro de trabajo o no. En muchos de los casos de mantenimiento, reparación y servicios complementarios , desde mi punto de vista, la respuesta puede ser NO. En ese caso, para el cumplimiento de la CAE, al empresario solo le afectaria el apartado 1: informar y dar instrucciones. Solo con esto ya se puede llegar a simplificar la gestión de la CAE de una gran parte de actividades concurrentes.
  • Muchas veces las propias empresas contratadoras establecen internamente, por defecto, que en cualquier actividad de CAE ellos siempre prefieren ser considerados como empresarios principales. Es su propia decisión y aunque en muchos casos pueda resultar excesiva para la contrata, estan en su derecho a aplicarla para el acceso de empresas a sus instalaciones, y con ello cumpliran igualmente con sus obligaciones (tanto si realmente son principales como, en exceso, si solo son titulares).

Por último, aun teniendo que lidiar con la farragosa gestión documental de la CAE en el caso de concurrencia con empresarios principales, hay empresas que han hecho un gran esfuerzo de sintetización de la documentación con el fin de facilitar dicha gestión.

Este es el caso Protón Electrónica, una empresa vasca de 6 trabajadores, que ha sido ganadora dos veces consecutivas de los Galardones Europeos en Buenas Prácticas en PRL por su sistema integrado de participación de sus trabajadores en materia preventiva. Esta empresa ha conseguido aglutinar en un único documento, en formato de certificación o declaración responsable, toda la documentación adicional que los empresarios principales les puedan requerir para la gestión de la CAE.

Nota: es recomendable la lectura de la NTP 918 sobre CAE, sobretodo en la disertación que se hace de qué se considera y qué no, como actividad propia.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*

3 comentarios

  1. El RD 171/2004 es una guía sencilla de aplicación que nos indica deberes de unos y otros en situación de concurrencia, medios de coordinación y agentes implicados. Es muy importante el análisis de cada situación de tu papel como empresario contratante, contratista o ambos unido al concepto primordial de propia actividad que llevará unida tu obligación o no de ejercer vigilancia. Este análisis ha de ir unido al de tu sector, a de las empresas que contratas, a sus peculiaridades, a los riesgos de sus actividades e interacciones. Encuentro a faltar en el artículo que para evitar ese exceso o defecto que sufrimos es importante tener un buen sistema de coordinación de actividades empresariales procedimentado, donde quede definido cual es tu “propia actividad”, como vas a ejercer tus obligaciones de información, control, cooperación, vigilancia, con que medios; qué tipología de empresas contratas y normativa de aplicación. La NTP 918 y la NTP 919 van de la mano,

    • Joan Manel Berenguer

      Joan Manel Berenguer

      Gracias por tu aportación Susana.
      Es interesante lo que comentas y vendría como un desarrollo más profundo de lo que ya se comenta en la primera conclusión del post. Como es un tema que puede dar mucho más de si, no descartamos profundizar en ello en futuros posts.
      Efectivamente las NTP 918 y 919 van aparejadas, aunque en el post recomendamos explícitamente la NTP 918 porque es la que contiene la exposición de que se considera y que no como actividad propia, que es alrededor de lo que gira el post.

  2. Pingback: Los excesos de la CAE | El Diario de PrevenCont...