Lo que verdaderamente nos preocupa (I): el dolor de espalda. Consejos prácticos.

El tiempo estimado de lectura es de 6 minutos

Prácticamente todos pasamos alguna vez por un episodio de lumbalgia.

Prácticamente todos pasamos alguna vez por un episodio de lumbalgia.

¿Cuáles son las dolencias que más nos preocupan? ¿Qué enfermedades generan más atención?

Las cifras indican que en cabeza van las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, enfermedades neurodegenerativas… pero, ¿qué cifras? Normalmente tomamos como referencia las cifras de causa de muerte o invalidación de la persona. Pero existen otras cifras.
El profesional médico recibe en su consulta a diario múltiples visitas no relacionadas con ninguna de las patologías mencionadas. Disponemos de toda una infraestructura de atención primaria básica y de una vocación de servicio médico dedicados a solventar, a aliviar otro tipo de dolencias. Ello conlleva unos costes elevados, tiempo en horas de trabajo perdidas y una carga de aflicción para el paciente, pérdida de rendimiento laboral, menos calidad de vida.

Olvidemos por un momento, pues, los “cocos”, las enfermedades que representan una amenaza y pensemos por un instante en aquello que es más bien una molestia: ¿Cuáles son los principales motivos por los que los pacientes acuden a los servicios de atención primaria?
Uno de ellos, el segundo en importancia por número de visitas médicas, es el dolor de espalda, solamente superado por las infecciones del sistema respiratorio (catarros, gripes, resfriados, anginas…). En el medio laboral, se considera que un 50% de los trabajadores sufren síntomas de dolor de espalda cada año, y el 80% de la población tendrá algún tipo de problema en la espalda en algún momento de su vida. Debemos tomar nota, pues, de este capítulo importante, que deberá formar parte de cualquier manual de prevención. Existen diferentes tipos de dolor de espalda y muchas etiologías, pero vamos a centrarnos en conceptos sólo los más básicos.
Se me antoja oportuno, puesto que en esta época del año, al llegar el frío, la musculatura de nuestra espalda se contractura y se agudizan los problemas de espalda.

La causa principal del dolor de espalda es el sedentarismo.

Debemos partir de este primer concepto básico. Ello significa que aquellos que realicen trabajos más sedentarios están más expuestos. Por ejemplo, los que trabajan en oficinas están más expuestos a no ser que realicen algún tipo de ejercicio físico fuera de horario laboral. Cualesquiera deportes que realicemos nos ayudarán a tener una menor exposición a esta dolencia. Los especialistas aconsejan, en concreto, para aliviar el dolor de espalda, caminar. Debe ejercitarse una marcha a paso vivo, que resulte un ejercicio aeróbico, sudemos un poco y que ocupe al menos media hora diaria. Si aumentamos el tiempo, aumentamos el beneficio obtenido.

Consejos prácticos

Vamos a dar unos consejos prácticos para prevenir y modular el dolor de espalda, que nos harán ganar calidad de vida y nos ayudarán, de forma muy sencilla.

  • Observa una dieta sana y vigila tu sobrepeso
  • Estate activo
  • Evita inactividades o descanso en cama muy prolongados.
  • Antes de realizar cualquier actividad física debes realizar ejercicios de calentamiento y algunos estiramientos, incluso cuando hacemos, por ejemplo, pequeños trabajos de jardinería.
  • Usa calzado cómodo con tacones bajos.
  • Duerme en un colchón de firmeza mediana para minimizar la curvatura de tu columna vertebral.
  • Cuando te levantes o te agaches, usa tus rodillas, no dobles tu cuerpo por los riñones.
  • Deja de fumar. El tabaco perjudica la correcta oxigenación de tu columna. Fumar agudiza severamente el dolor de espalda.
  • Consulta con tu doctor o quiropráctico cuál es tu adecuada posición cuando trabajas en tu ordenador. Debes estar seguro que adoptas una posición ergonómicamente correcta.
  • Si puedes, toma el sol en tu espalda, es de gran ayuda.
  • Cuando despiertes por la mañana, ten en cuenta que durante el descanso de la noche tus tendones se han contraído. Realiza unos suaves ejercicios de estiramiento antes de iniciar tu actividad o incluso antes de sentarte.
  • Casi seguro que la posición del respaldo de tu coche no es la mejor (prácticamente nadie coloca el asiento correctamente): endereza tu asiento de forma que conduzcas bien derecho. Sobre todo si vas a viajar largas distancias.
  • Si trabajas mucho rato sentado, debes realizar ejercicios de estiramiento de forma regular, cada media hora. Levántate y camina un poco cada 40 minutos. Pide consejo a tu prevencionista, él te guiará.
  • Si vas a levantar una carga del suelo, dobla las rodillas al agacharte y utiliza tus piernas para el esfuerzo de levantar la carga.

Evidentemente, el tema tiene mucha más profundidad, pero quiero limitarme al planteamiento básico. Y voy a dar más cifras para ello: La Fundación MAPFRE calcula que se pierden en España unas 20.000 horas de trabajo anuales por tipos de dolencia relacionadas con la columna vertebral. El coste económico representaría un gasto público cercano al 2% del PIB y una de cada cinco bajas laborales estaría relacionada con el dolor de espalda.

backache2

Qué puede hacer la empresa

Visto desde este punto de vista, el dolor de espalda debería preocupar, ¿estamos de acuerdo? Incluso en aquellos casos en que no repercute directamente en una baja laboral, aumenta el malhumor, no nos predispone al trabajo, disminuye nuestro rendimiento y rebaja nuestra calidad de vida. En las empresas deberíamos dar orientación básica para evitarlo, intentar detectar aquellos casos que no lo manifiestan pero sufren “en silencio” el dolor, y ayudar a poner remedio. Hablar de ello es una gran solución.

Una propuesta creativa

En la salud y en prevención hay que ser también creativo. Vamos a proponer a los empresarios que se dejen llevar y ensayen nuestra propuesta creativa: Una encuesta-taller.

Fase 1:

Preparemos una encuesta sobre el dolor de espalda. Quién lo sufre, qué tipo de dolor, qué remedios se aplican, cuáles son las causas que se le atribuyen… La encuesta debe ser sencilla y sin ningún tipo de profundidad científica, para que resulte fácil de contestar. Recogemos las encuestas, analizamos los resultados y los “publicamos” en forma de estadísticas, realizamos carteles explicativos y los ponemos colgados en nuestra empresa.

Fase 2:

En una segunda fase, abrimos un coloquio en el cual discutimos abiertamente sobre el tema. El coloquio debe ser participativo y debería incorporar varias demostraciones de ejercicios que cada uno realiza del tipo series de estiramientos, formas de sentarse, forma de descansar, de conducir…

Fase 3:

Cerramos el tema y valoramos la situación y el “nivel de salud de las espaldas” en nuestra empresa. Al cabo de unos meses (6-8) repetimos la encuesta- taller y comprobamos si hemos mejorado, los resultados debatidos los contrastamos con nuestro equipo de prevención o especialistas facultativos.

Este tipo de talleres son de gran ayuda: el primer paso para resolver un problema es hablarlo. Hablar del dolor de espalda puede significar ya tenerlo resuelto en un 50%. No representan una pérdida de tiempo sino una inversión y un refuerzo en el ambiente laboral. Insisto: me resumo expresamente a aquellos casos más básicos, sencillos y sin extensión patológica.

Es completamente falso que la salud pública y la prevención deba ser algo a realizar individualmente de forma exclusiva. A veces las consultas médicas pueden llegar a parecer confesionarios. Las experiencias colectivas son una gran ayuda no sólo en el factor psicológico. Las terapias de grupo se deben de potenciar y la empresa puede resultar una gran plataforma de apoyo. El engagement y mejora en la productividad que generan también son notables.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*

2 comentarios

  1. JOHN JAIRO LEAL

    patología lumbar dolor de cabeza para la medicina del trabajo en Colombia

    • Xavi Iribarren

      Xavi Iribarren

      Así es, y en muchos países. Entre todos debemos tomar consciencia del peso y, por tanto, de los costes de estas patologías.

Nombre y apellidos (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono de contacto

Asunto (requerido)

Mensaje (requerido)

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento


Simple Share Buttons