El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

La verdad que la semana posterior a la aprobación en el consejo de ministros del anteproyecto de la Ley de Mutuas, ha sido, de las que yo recuerdo, de las semanas mas movidas en las redes sociales, en lo que se refiere a palabras clave, etiquetas y #hashtag con asociaciones de palabras: anteproyecto; ley; mutuas.

Y todo, porque cada vez empieza a ser más que evidente, que el “negocio” en nuestro sector también está en la web y más empresas, trabajadores y personas, en general vinculadas o con interés en la #PRL, buscan la información relevante y de primera mano, a través de las redes sociales o contenidos en Blogs especializados. Yo personalmente, me alegro que esto sea así.

leymutuas_prevenblog

 

Pero hablando de “negocio” o de “el negocio” de los Servicios de Prevención Ajenos vs Sociedades de Prevención, ¿Cuál es la relevancia de este paquete de medidas que se pretenden en este anteproyecto?

Recordemos, que este anteproyecto establece: “que las Mutuas dispondrán de plazo hasta el 31 de marzo de 2015 para vender el 100 por 100 de su participación en las sociedades mercantiles de prevención constituidas por las Mutuas.”

Aunque hay muchas variables que aún no están del todo claras, respecto a las condiciones en las que se podrán producir las “compras” de estas sociedades de prevención y que dependerán en última instancia de lo que el Gobierno considere en cada caso, si que personalmente, creo que esta medida va a producir un cambio respecto a los parámetros en los que hasta la actualidad se estaba moviendo este negocio y que generará algunas consecuencias que a día de hoy no podemos aventurarnos a predecir y que puede que marquen un antes y un después para todo los operadores del sector.

No obstante, existen algunas cosas que si parecen estar claras, o al menos es lo que se oye a una corriente de opinión muy cualificada en la materia, respecto a dos resultados (uno bueno y otro malo)

  • El Bueno: que a partir del 31 de marzo de 2015 (si esta fecha se mantiene como definitiva), todos los Servicios de Prevención Ajenos (y las sociedades de prevención serán Servicios de Prevención Ajenos)  están abocados a gestionarse con unos criterios basados en rentabilidad y eficacia, lo que hará que todos “peleen” en cierta igualdad de condiciones (económicas y de prestación de servicios).
  • El Malo: que lo anterior conllevará a un rediseño de muchos de los proyectos (grandes y medianas cuentas) que las Sociedades de Prevención gestionaban. Este rediseño se deberá de orientar, si o si, a unas condiciones que garanticen la rentabilidad de los mismos y que hasta la fecha no importaban tanto. El rediseño de estos “centros de coste” deficitarios (hacia la rentabilidad) solo será posible o aumentando la contraprestación económica que se recibe por esas cuentas (cobrar más a las empresas por lo que se venía haciendo), aspecto este tremendamente improbable o reducción de costes asignados a esas cuentas (de todo tipo), lo que implicará inexorablemente en una reducción de recursos (humanos, materiales, … y que en muchos casos, eran recursos sobredimensionados) y las consecuencias que esto traerá consigo, en forma de reducción de plantillas.

Me gustaría, más que nunca, que nos equivocáramos en este último apartado, pero como he apuntado antes, son muchas voces relevantes las que vislumbran un panorama de este tipo.

Labels_01

No obstante, lo que si ha comenzado ya, es una carrera hacia la supervivencia (marcada ya por movimientos internos en los organigramas jerárquicos que se han empezado ya a producir) de las Sociedades de Prevención y de las Mutuas que han dominado el sector durante las 2 últimas décadas y que finalizará previsiblemente el 31 de marzo de 2015.

Eso sí, yo personalmente tengo claro una cosa, que nunca falla en este tipo de situaciones, y es que en está carrera extenuante por sobrevivir que ya ha comenzado, alguno se caerá por el camino y será pasto de los leones.

Para finalizar os dejo una reflexión en alto y de la que me gustaría conocer vuestra opinión, en relación a los datos confidenciales de carácter sanitario que en la actualidad las Sociedades de Prevención “custodian” y ¿Que garantías se exigirán por parte del Gobierno (a la parte compradora y a la parte vendedora) para que esta “confidencialidad” siga garantizándose?

¿Que os parece? ¿Que garantías se debieran exigir?. Me gustaría conocer vuestra opinión y por supuesto que viraliceis este post compartiéndolo en las redes sociales.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

2 comentarios

  1. Quicarron

    Estimado Javier me parece interésante tu augurio, pero como cuadra al despido de trabajadores con el cumplimiento de la orden TIN de medios técnicos y el RD sanitario? Menos medios, menos contratos no?

    • Javier Alvarez

      Javier Alvarez

      Lo primero agradecerte el comentario.
      Quiero volver a recalcar que no es un augurio de cosecha propia, ya que como indico en el post, es una corriente de opinión bastante generalizada y de la que me gustaría que nos equivocáramos.
      Respecto a la cuestión que me planteas, te la responderá con otra cuestión:
      ¿Como cuadra en la especialidad de Medicina del Trabajo, que para la protección de los trabajadores concertados por las empresas, en el que el R.D.: 843/11, establece un máximo de 2000 trabajadores por UBS (a partir de esos valores se sobredimensionan según Anexo I) y que se están protegiendo más de 5.000, 10.000 o incluso 15.000 con una sola UBS algún SPA/Sociedad de Prevencion)?
      Supongo que se cuadrará de la misma forma.
      Te reitero las gracias por el comentario