Las bondades de los Room Escape desde un punto de vista educativo

El tiempo estimado de lectura es de 7 minutos

Estimado lector, quiero hacerte una pregunta: si te pusiesen dentro de una habitación o un recinto cerrado, del cual no puedes salir salvo que resuelvas una serie de acertijos o retos, ¿qué harías? Seguramente, buscar la forma de salir haga lo que haga falta, ¿verdad? ¿Y si, además, aparte de salir tuvieses un objetivo por el cual obtendrías una jugosa recompensa? Sin duda, haríamos todo lo posible por conseguirlo.

La primera pregunta es la principal premisa por la que, a día de hoy, las actividades conocidas como Room Escape se están haciendo tan famosas en gran parte de nuestro territorio. En ellas se busca, esencialmente, fomentar tres cosas: ejercitar la mente del jugador, fomentar el trabajo colaborativo y, por último, motivar a través de una propuesta dinámica y divertida. Y, ¿cómo consiguen trasladar todo esto a la práctica?

Un Room Escape, aunque a primera vista parezca algo simple, tiene un trabajo muy elaborado y profundo a sus espaldas, donde un equipo de expertos diseña y planifica una serie de retos con una linealidad y una coherencia exacta, ya que todo tiene que encajar a la perfección para que el equipo de jugadores encuentre la salida sí o sí. Por otro lado, la inmersión es un aspecto esencial en el éxito de un Room Escape, ya que normalmente éstos están tematizados, ya sea con entornos de misterio, terror, ciencia ficción, etc., y el hecho de que el grupo de jugadores se sienta dentro y parte de lo que sucede y lo que ven, supondrá un factor motivacional y recreativo que ayudará a que la actividad sea mucho más atrayente. Los Room Escape, además, cuentan con un agente que suele llamarse “Game Master“, el cual se encargará de dirigir al grupo a partir de información e historias que contextualizan el evento, normalmente expresados a través de argumentos narrativos que ayudan al jugador a comprender dónde está y que se espera de él. Por último, esta actividad suele tener un tiempo límite para no extender demasiado la duración de la misma y, además, añadir un punto de presión y motivación al grupo, que se sentirá con la urgencia y la obligación de pensar rápidamente y trabajar en equipo para ser lo más eficientes posible.

Este breve resumen sobre lo que es un Room Escape nos ayuda a exponer lo que quiero hablar en este post, siendo mi principal objetivo relacionar la actividad de Room Escape desde un punto de vista pedagógico y formativo.

Vamos a reflejar, en primer lugar, lo más importante que puedo identificar cuando pienso en un Room Escape y su función indirecta como proceso de enseñanza-aprendizaje. Esto es, ni más ni menos, que el descubrimiento de algo desconocido y la voluntad de aprender sobre él. Una actividad de estas características, se presenta al público como algo “secreto” que, en caso de querer descubrirlo, deberemos dirigirnos allí y encontrarnos en el lugar para poder realizarlo y completarlo. Ya, de por sí, el jugador o jugadores que se sienten atraídos por un Room Escape y muestran su interés, empieza un proceso de aprendizaje por descubrimiento donde, principalmente, nos encontraremos frente a varios elementos que nos permitirán llegar a un punto final que resultará en el aprendizaje total de un conocimiento. Para explicarme mejor, vengo a referirme a cuando un Game Master te explica que se espera de ti, y que encontrarás dentro de la sala donde se va a desarrollar la actividad. Cada elemento a la vista o cada pista es algo descubierto, y aquello descubierto nos lleva a lo siguiente por descubrir. Este proceso genera una línea de pensamiento y un curso de actuación en el grupo que, a la larga, recoge una dinámica pensada previamente para llevar a ese punto final.

Esto nos lleva a hablar sobre el aprendizaje colaborativo, ya que con la cantidad de elementos presentados en el entorno de un Room Escape, y el corto tiempo que tenemos disponible, es prácticamente imposible que una sola persona sea capaz de atender a todos los estímulos y elementos a la vista para poder relacionarlos con coherencia. Por lo tanto, el trabajo en equipo y la comunicación son aspectos muy importantes que evolucionan a lo largo de la práctica, esto sirve además para ver si en el grupo que realiza la actividad hay buen “feeling” o una gran relación entre ellos, ya que este factor positivo suele ser determinante para avanzar más rápida y eficientemente. Aunque podemos no darnos cuenta, los Room Escape fomentan, de forma intencionada, las soft skills que cada vez suelen valorarse más en esta sociedad en la que vivimos. La inteligencia emocional, la comunicación, la actitud, el trabajo en equipo, la flexibilidad, entre otras muchas, son algunas de las habilidades que podemos trabajar en una actividad de esta índole y, por supuesto, una dinámica de Room Escape sería un herramienta dinámica y muy divertida con la que poder hacer, por ejemplo, trabajos de equipo en una empresa o actividades en la escuela, por ejemplo.

Los pasos narrativos que dirigen el progreso de un Room Escape, pueden estar pensados con una profundidad y un objetivo en concreto, la asimilación de estos conocimientos por parte del participante le ayudará a continuar y, además, a construir más conocimiento sobre ello para poder ser usado de la forma que mejor convenga a la persona, al equipo y a la actividad. El aprendizaje constructivista es, si cabe, un aspecto vital en este tipo de actividades, ya que construir el conocimiento sobre conocimiento es lo que permitirá al grupo a analizar, relacionar y adivinar nuevas pistas para poder pasar a una siguiente fase.

De cara a un formador, un Room Escape también puede servir como una herramienta muy útil, ya que puedes diseñar una actividad con un motivo específico, tal y como recoge Zara Stone citando a Scott Nicholson, Profesor de Game Design y Desarrollo en la Universidad de Wilfrid Laurier, “los Escape Rooms crean un momento de pasión alrededor de un tema específico, que puede ser usado como la chispa con la que encender el interés sobre algo en concreto, y que además servirá para que después el participante pueda aprender más sobre este tema“. Un formador podrá contrastar, al final de la actividad, todo lo que haya aprendido el grupo, facilitándose aún más la tarea del formador ya que puede determinar con ellos que puntos han costado y, gracias a esto, explicar o aportar más conocimiento para poder enlazar conceptos.

En conclusión, podemos ver una gran utilidad a los Room Escape como herramientas formativas, ya que, si diseñamos y pensamos al mismo con un motivo académico, pueden relacionarse muchos conceptos y aspectos para ser aprendidos por un grupo de alumnos. La misma Zara Stone nos explica como Brian Mayer, un especialista en juego y tecnología de la Genesee Valley School Library System, diseñó un Escape Room educativo en el que mezclaba aprendizaje autónomo en el propio ordenador del alumno, para después transicionar al aula y así conseguir completar todos los retos planteados por el Room Escape diseñado por Mayer. Esta propuesta pudo extenderla a las 22 escuelas de su distrito teniendo un éxito abrumador, recibiendo opiniones de los mismos profesores donde se explicaba que la motivación, el compromiso y el trabajo en equipo se vio muy potenciado.

Sin duda, un Room Escape puede llegar a ser una herramienta formativa capaz de lograr muchas cosas a la vez: motivar al alumnado, potenciar su aprendizaje, fomentar su espíritu colaborativo, entrenar las habilidades sociales, y todo lo expuesto anteriormente. Por lo tanto, aunque suponga un largo trabajo diseñar una actividad de esta dimensión, hay que tenerla muy en cuenta para poder otorgar al alumnado una alternativa dinámica y divertida, pero profunda y significativa a la vez, ya que como estamos viendo día a día, cada vez priman más las actividades disruptivas y prácticas en las que se ponga en práctica el learning by doing y, al fin de todo, sea el alumno el protagonista de su propio proceso de aprendizaje.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*