El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

Cada 20 minutos se produce un paro cardíaco en nuestro país. Así lo constata el Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar (CERCP) y , para hacernos una idea, suponen 4 veces más muertes que los accidentes de tráfico.

Cuando nos encontramos ante una parada cardiorespiratoria (CPR), la línea entre la vida y la muerte del que la padece es tan fina como el lapso de tiempo que nos otorga una reanimación eficaz. La experiencia acumulada en las Unidades de Cuidados Intensivos demuestra que el éxito de una desfibrilación temprana es del 90% cuando ésta se da en el primer minuto posterior a la CPR. A partir de este punto, cada minuto perdido supone una reducción paulatina de entre el 7-10% de la probabilidad de supervivencia del paciente.

Si este fenómeno se da en el ambiente hospitalario, la intervención se da de manera rápida por la disposición de los medios técnicos, materiales y humanos necesarios pero… ¿qué ocurre cuando la CPR se da fuera de un hospital?

A lo largo de los años, expertos en la materia han establecido un protocolo de actuación extrahospitalaria que se conoce con el nombre de “Cadena de Supervivencia” y que se compone de 4 pasos:

  1. Aviso al Sistema de Emergencias 112;
  2. Reanimación cardiopulmonar (RCP) básica;
  3. Desfibrilación precoz;
  4. RCP avanzada.

Es en el tercer eslabón donde entra en juego un aparato cada vez más presente en nuestro país, el Desfibrilador Externo Automatizado (DEA).

desfibrilador

Fuente: bloogpress.com

Ahora bien, no todo son ventajas… La ausencia de armonización normativa en España – la ley española transfiere vía Real Decreto a cada una de las comunidades autónomas la competencia sobre los requisitos de uso e implantación de DEAs- y la falta de concienciación social (y empresarial) con la problemática hacen que la situación en nuestro país diste aún de la de otros miembros de la UE como Holanda, Francia y Alemania, donde la cultura del uso del DEA está mucho más arraigada en la sociedad.

Esta falta de conocimiento en nuestro país evita que muchas veces podamos responder de modo eficaz ante una situación de parada cardiorespiratoria. Cuando entramos en una gran superficie (centro comercial, estación, discoteca, estadio…) ¿sabemos si éste dispone de desfibriladores? ¿conocemos si podemos hacer algo más por el paciente que llamar al servicio de emergencias? ¿sabríamos utilizar un DEA? ¡Es más! ¿Estamos autorizados a hacer uso de él, o solo el personal autorizado?

Desfibrilador instalado en la Confederación de EmpresariosLamentablemente, la respuesta a esta última pregunta es un “depende”. Algunas comunidades autónomas exigen haber superado un curso formativo de capacitación para poder usar un desfibrilador automático. Las horas del curso, así como su vigencia, dependerán del suelo que se pisa. Resulta incongruente el hecho de encontrarnos con desfibriladores en las calles de algunos municipios pioneros que ponen a disposición de su gente esta herramienta destinada a salvar vidas, si luego no se dispone del permiso legal para usarla. Esperar que en el momento justo en que nos dé una parada cardiorespiratoria pase alguien por nuestro lado con el curso de capacitación en el uso de DEA realizado es quizás tentar demasiado a la suerte…

En todo caso, administraciones y empresas deben hacer un esfuerzo por integrar esta tecnología al devenir del día a día.

De momento, os dejamos este link del Consejo Español del RCP, donde encontraréis un protocolo de actuación ante un caso de parada cardiorespiratoria.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

3 comentarios

  1. Pingback: ¡Larga vida a los desfibriladores! | El D...

  2. Avatar

    Buen artículo . En eso estamos, en concienciar a toda la población. Gracias
    Rubén Campo
    Proyecto Salvavidas

  3. Avatar

    Joaquín Martínez

    Estoy de acuerdo con casi todo el artículo, excepto con la última parte.
    Hablo de la Comunidad Autónoma de Aragón. La legislación en esta Comunidad exige que donde haya un DESA (Desfibrilador Externo Semi-Automático) a disposición de personal no sanitario tiene que haber obligatoriamente siempre personal formado. Con lo cual nos garantiza que si hay desfibrilador hay personal para su utilización.
    Por otra parte, tenemos que pensar que, efectivamente es una aparato muy sencillo de utilizar, pero imaginemos la situación siguiente: persona que no ha visto nunca un DESA, no tiene ni idea de que hacer ante una situación de parada cardiorespiratoria, el nerviosismo, la gente de alrededor, coge el DESA, enciéndelo, saca los electrodos, quita las pegatinas, mira los dibujos para su colocación, quita la ropa del tórax de la víctima, el DESA que habla y te dice que compruebes consciencia, respiración, que pongas los electrodos, el familiar gritando, etc, etc…, tengo dudas de que la actuación sea eficaz.
    Pero pongámonos en que se hacen todos los pasos correctamente y nos encontramos con tres posibilidades.
    Una: que el DESA aconseje la descarga y persona la aplique. A continuación el DESA va a decir que comience o continúe con maniobras de reanimación, al menos con masaje cardíaco durante dos minutos hasta que vuelva a analizar.
    Dos: O que el DESA no aconseje la descarga al ser una patología no desfibrilable y va a decir que comience o continúe con las maniobras de reanimación también durante dos minutos hasta que vuelva a analizar.
    Tres: que la víctima sea un niño o un lactante (muchas menos posibilidades de que en esta población ocurran paradas cardíacas) y que el DESA disponga de electrodos pediatricos. ¿Un profano sabe que existen electrodos para adultos y pediatricos?. Estamos suponiendo mucho.

    Creo que primero deberíamos enseñar a la población a realizar masaje cardíaco y después a utilizar los DESAs.

    Mientras esto ocurre, que donde haya DESA siga habiendo personal formado, por el bien de las víctimas de paro cardíaco.

    La integración de estos equipos pasa por una formación en RCP y en el uso del DESA.

    Desconozco si hay alguna Comunidad Autónoma, Ayuntamientos o entidades públicas que haya colocado DESAs sin haber formado a personal.

    No se entienda esto como que no estoy de acuerdo con los DESA. Todo lo contrario, cuantos más haya más posibilidades de salvar vidas, pero sabiendo hacer también maniobras de reanimación eficaces.

    Un saludo