La polución no sólo afecta a nuestros pulmones, también al entorno laboral

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

Hace aproximadamente un año en este mismos blog publicamos un artículo bajo el título “Polución en las aulas: ¿Profesores quemados o niños contaminados?” con objeto de difundir diversos estudios que relacionaban niveles altos de polución en el entorno de las escuelas con un menor desarrollo cognitivo, memoria, comportamiento y rendimiento de los niños y niñas.

Recientemente, un nuevo estudio publicado en la revista Epidemiology bajo el título “Traffic-related Air Pollution and Attention in Primary School Children: Short-term Association” llevado a cabo por un grupo de científicos del ISGlobal de Barcelona, algunos de los cuales también habían participado en los estudios anteriores, ha demostrado que la contaminación procedente del tráfico disminuye la capacidad de atención de los niños a corto plazo.

Tal y como recoge el artículo, “altos niveles diarios de dióxido de nitrógeno y carbono elemental producen fluctuaciones en la función de la atención en niños y niñas, constatando que los incrementos en los niveles ambientales de los contaminantes procedentes del tráfico están asociados con una disminución en todos los procesos de atención dentro de las aulas. Más concretamente, los días en que los niños y niñas estuvieron expuestos a mayores niveles de contaminación mostraron un retraso equivalente a más de un mes en la mejora natural de la velocidad de respuesta que cabría esperar como consecuencia del desarrollo con la edad”.

Por otro lado, también hemos tratado en múltiples ocasiones como la calidad el aire interior en los edificios puede tener un impacto negativo tanto en la salud de las personas trabajadoras como en su productividad. Pero al igual que en los escolares… ¿la contaminación atmosférica podría repercutir también negativamente en el entorno laboral?

Aunque los efectos de la contaminación atmosférica en la productividad han sido estudiados ampliamente en trabajos en el exterior y en tareas con elevadas exigencias físicas, no es así en el caso de entornos laborales de interior y en personas trabajadoras con tareas que no requieren de un esfuerzo físico importante, los denominados con la expresión inglesa “white-collar workers”. Esta casuística es justo la que ha sido objeto de un estudio publicado recientemente bajo el títuloThe effect of pollution on worker productivity: evidence from call-center workers in China“.

El estudio centrado en personal de dos Call-Centers refleja como a niveles más altos de contaminación externa disminuye la productividad y que esta disminución, además, está relacionada principalmente con un incremento en el tiempo de las pausas, más que en variaciones en la duración de las llamadas.

Según los autores, “un aumento del 10% en API (Air Pollution Index) produjo una caída del 0,3% en el número de llamadas realizadas al día y que, dado el rango de contaminación en nuestro entorno, los trabajadores son 6% más productivos en días de baja contaminación que los días de alta contaminación“. La extrapolación de estos datos sugeriría que “una pequeña reducción de 10 unidades en los niveles de API aumentaría el valor de la productividad de los trabajadores de oficina en China en 2,2 billones de dólares americanos al año“.

Pero además, tal y como detalla un estudio llevado a cabo por el Grantham Research Institute on Climate Changela polución atmosférica podría jugar un papel también importante en el incremento del número de accidentes de tráfico. El estudio publicado bajo el título “Estimating the effect of air pollution on road safety using atmospheric temperature“, basado en datos comprendidos entre 2009 y 2014 en UK, afirma que un pequeño aumento de un microgramo por metro cúbico de la concentración media de dióxido de nitrógeno es suficiente para aumentar el promedio diario de accidentes en un 2%.

Esta relación, según el autor, podría deberse al efecto de la contaminación del aire en la aptitud de los conductores -y más concretamente en un incremento en el tiempo de reacción debido a una mayor sensación de cansancio o una pérdida de atención lo que encajaría con los estudios expuestos anteriormente- reconociendo pero, que otras explicaciones podrían también ser plausibles.

Aunque faltan más estudios en este campo, estos resultados parecen indicar que la contaminación atmosférica podría jugar también un papel importante en otros aspectos más allá de aumentar el riesgo de padecer enfermedades respiratorias agudas, cardiovasculares o alergias.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*


He llegit i accepto la Clàusula de Consentiment.

Simple Share Buttons