La pérdida auditiva en músicos profesionales sí se puede prevenir

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

Los músicos profesionales conviven a diario con altos niveles sonoros (entre los 80 dB y los 110 dB).  Existen varios estudios que demuestran que los músicos sufren más pérdida de audición que el resto de la población. Concretamente en diciembre del año 2013 se inició en el INSHT un proyecto de investigación específico sobre los problemas auditivos de los músicos de orquestas sinfónicas de España y su prevención.

Las conclusiones obtenidas por dicho estudio dejan de manifiesto los siguientes datos:

  • El 27,5% de los músicos profesionales que participaron en el estudio tiene dificultades para oír una conversación normal.
  • El 34% de los músicos participantes señalaron que en la última revisión médica les detectaron una pérdida auditiva.
  • El 26 % de los músicos participantes indicaron que sufrían tinnitus (dolencia que conlleva oír un sonido de pitido, zumbido con una duración mínima de cinco minutos, a pesar que tal sonido no está presente).
  • El 36 % de los músicos participantes indicaron padecer con mayor o menor frecuencia hiperacusia o alta sensibilidad al sonido (tiene sensibilidad anormal a niveles de ruido o ruidos cotidianos; a menudo también sensibilidad a los sonidos agudos).
  • El 15% de los músicos participantes manifiestaron que sufren distorsión, es decir, cuando el sonido alcanza un determinado nivel lo perciben como impuro y distorsionado.
  • El 9 % de los músicos participantes señalaron que sufren diploacusia, sienten una diferencia significativa en la selectividad de frecuencias entre ambos oídos, que produce interpretaciones distintas en cada uno.

En el estudio también se puede observar como todas estas dificultades están asociadas con la antigüedad del músico en la orquesta. Así, se comprueba que hay menos músicos con problemas entre los que tienen una antigüedad inferior a 10 años en la orquesta que entre los que llevan más tiempo, independientemente de la edad que tengan.

Ante los datos puestos de manifiesto por el estudio, es importantísimo informar y formar a todo el sector relacionado con la música para que puedan ser conscientes de la existencia del riesgo por exposición a altos niveles de sonido y tengan conocimiento de qué medidas se pueden aplicar para disminuir al máximo este riesgo. Por ello a continuación se detallan una serie de recomendaciones tanto técnicas como organizativas.

El enfoque para el control del sonido debería centrarse, por orden de preferencia, en:

  1. Disminuir el sonido en su origen.
  2. Reducir el sonido durante su propagación hasta las personas expuestas.
  3. Reducir el tiempo de exposición.
  4. Uso de protección auditiva.

1- Disminuir el sonido en su origen.

– Evitar sonidos elevados innecesarios.

– Intentar tocar de forma más silenciosa en nuestros ensayos o calentamientos.

– Pensar cómo se puede disminuir el nivel de sonido emitido por cada instrumento, por ejemplo, con el uso de amortiguación del sonido de los instrumentos de percusión, uso de sordinas para instrumentos de cuerda o viento.

amortiguar soroll

– En el caso de profesores de música, además:

– Pedir a los estudiantes que toquen sus instrumentos a un menor nivel durante las lecciones, en los casos que sea posible.

– Evitar tocar junto a los estudiantes para reducir los niveles globales de sonido.

– Cuando se realice clase a un grupo de alumnos, conviene evitar realizar prácticas “en grupo”.

2- Reducir el sonido durante su propagación hasta las personas expuestas.

– Utilizar aulas o espacios diseñados con acústica apropiada (techo acústico, revestimientos acústicos de las paredes o disponer de paneles de absorción acústica, moquetas o cortinas acústicas).

– Utilizar aulas de dimensiones adecuadas (salas grandes con techos altos). Se recomienda elegir el aula en función del sonido que emite el instrumento, en vez de en función de la dimensión de éste.

– Tener precaución con los ensayos fuera del horario laboral (suelen llevarse a cabo en el propio domicilio, en habitaciones que no se encuentran con unas características adecuadas).

– Elegir una ubicación adecuada de los diferentes instrumentos:

– Se recomienda aumentar la separación entre los músicos, siempre que sea posible (sería adecuado disponer de 1,7 a 2 m2 por intérprete).

– Si hay espacio disponible, dejar una distancia suficiente entre la sección de percusión y el resto de intérpretes.

– Situar a las secciones de instrumentos más direccionales (viento) en gradas para ayudar a proyectar su sonido por encima de la cabeza de los intérpretes situados delante.

– En escenarios planos, desplazar las filas de asientos de forma que los músicos no toquen directamente sobre la espalda del intérprete de enfrente.

– En el caso de profesores de música se debería evitar situarse directamente en la “línea de fuego” durante las clases.

3- Reducir el tiempo de exposición.

– Durante los ensayos planificar repertorios que combinen música más intensa con otra más tranquila, así como planificar incluyendo también actividades que no necesiten de tocar el instrumento.

– Los instrumentos que emiten una presión acústica más intensa deberían repartirse en diferentes ensayos.

– Planificar el horario de los músicos, disponer de períodos de descanso adecuados en zonas silenciosas.

– Tener en cuenta la exposición al sonido elevado extralaboral, por ejemplo: reproductores de música personales / de coche, cine, eventos, etc. Cualquier exposición a sonidos elevados durante la semana, además de la asociada a la música, es acumulativa.

4- Uso de protección auditiva.

– Uso de tapones profesionales, específicos para músicos. Se aconseja que los tapones sean de respuesta plana (reducen la intensidad pero no la calidad del sonido) y con diferentes niveles de atenuación.

taps

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*