El tiempo estimado de lectura es de 2 minutos

Es fácil ignorar la motivación como factor en los accidentes de trabajo, sobre todo cuando leemos la definición oficial como “Ensayo mental y preparatorio para animar o animarse a ejecutarla con interés y diligencia” o la teoría de Maslow indicando como origen de nuestras motivaciones, nuestras necesidades. Incluso la “cultura popular” de motivación invita a no considerarla como parte de la Prevención de Riesgos Laborales.

Pero la realidad nos indica justo lo contrario; cuando se produce el accidente es muy habitual encontrar en el mismo actitudes inseguras del tipo “así es más rápido”, “es más cómodo”, “sólo eran cinco minutos”, incluso “no me pongo el cinturón porque si cae mi coche al agua me ahogo”.

Es decir, si cuando como prevencionistas estudiamos cómo hay que hacer los trabajos de forma segura, no tenemos en cuenta cuáles son las motivaciones de los trabajadores para actuar de forma insegura, probablemente estemos construyendo un hotel sin habitaciones y sólo conseguiremos justificar los accidentes con actos inseguros en vez de conseguir lo que todos queremos: evitarlos.

Resulta de hecho que en gran cantidad de ocasiones, simplemente el trabajador no percibe la situación como peligrosa, o, salvando la distancia histórica, parece que tengan miedo éstos trabajadores?

Es por tanto preciso analizar para cada acto seguro las consecuencias de los actos inseguros más allá del accidente, determinando las recompensas o ventajas cuando el accidente no se materializa, para así establecer la estrategia adecuada de cara a conseguir motivar a los trabajadores hacia actitudes seguras.

Sin ignorar, por supuesto, que dicha motivación ha de ser persistente en el tiempo; no sirve de nada alentar actitudes seguras un día y a la semana olvidarnos de ello.

Es criterio personal, pero creo que posiblemente muchos lo compartan conmigo; cuando un trabajador está motivado, acogerá con entusiasmo todo lo que le permita trabajar con seguridad y se esforzará por ponerlo en práctica, incluso cuando un mando está motivado, transmitirá seguridad a su equipo (no olvidemos que el ambiente forma parte de nuestras motivaciones).

Es más, es vox populi que la motivación es una de las bases de la productividad, y que hay técnicas mucho más productivas que subir el sueldo para incrementar y mejorar la motivación de los trabajadores; quizá sea una conclusión precipitada, pero tenemos aquí un argumento más para demostrar que la prevención es rentable.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*



He llegit i accepto la Clàusula de Consentiment.

Simple Share Buttons