La formación en Seguridad y Salud, qué hacer para que sea eficaz (V)

El tiempo estimado de lectura es de 2 minutos

Hemos conseguido que nuestros asistentes a la formación hayan reflexionado sobre los comportamientos que es necesario mejorar y que tengan herramientas para aplicarlo. Queda entonces completar la frase de Confucio: “Oigo y olvido, veo y aprendo, hago y entiendo”; es decir la A de nuestro modelo: Acción.

Como nos muestra el cono de aprendizaje de Edgar Dale, el mayor aprendizaje se obtiene a través de lo que experimentamos y, es por ello que sin ella, no podemos dar por cerrada una acción formativa. Es el mismo principio por el que casi todos hemos necesitado conducir un coche por primera vez con un profesor al lado a pesar de haber recibido concisas explicaciones sobre el manejo del mismo.

Resultado de imagen de cono edgar dale

Anteriormente describimos la competencia como un conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes. La integración de ellos determina los comportamientos, que son en definitiva lo que pretendemos orientar hacia comportamientos seguros. En la fase R actuamos sobre las actitudes, en la fase O sobre los conocimientos, es el turno entonces de las habilidades.

En función de dónde nos encontremos, aplicaremos determinadas dinámicas como juegos de rol, o, directamente podremos ejecutar “in situ” en el propio lugar de trabajo lo aprendido. Con la realización de éste paso conseguiremos cerrar el proceso de cambio:

  1. Negación
  2. Resistencia
  3. Exploración
  4. Adopción

Cabe añadir un último elemento a nuestra formación, que es las conclusiones, con las que conseguiremos afianzar los puntos clave de la acción formativa y obtener una primera valoración sobre la eficacia de la acción preventiva. Recordando el modelo Kirkpatrick para valorar el impacto de la formación, la eficacia de una acción formativa no es inmediata, sino que se refleja en sus resultados a medio plazo.

Si Jerome Bruner propone que la enseñanza de niños se haga con currículo en espiral profundizando los mismos contenidos, en adultos cobra especial importancia. Como hemos comentado en ésta serie de posts, la formación en Seguridad y Salud ha de ir acompañada de reflexión en los trabajadores sobre sus actitudes y comportamientos. Si efectuamos una única acción formativa, podremos conseguir que los trabajadores modifiquen su actitud, pero cambiar los hábitos requiere más tiempo y esfuerzo. Son muchas las ocasiones en que la acción formativa fracasa a medio plazo por el retorno a los hábitos anteriores a la misma.

Como conclusión a ésta serie de posts, la mayor eficacia de una acción formativa se consigue planteando la misma como una acción continuada en la que se ha de perseguir tanto el aprendizaje de nuevos conocimientos como la adquisición de habilidades y aptitudes que permitan incrementar el nivel de competencia de los trabajadores y, por tanto, de la empresa.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*



He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento.

Simple Share Buttons