La formación: líquida, atractiva y adaptada

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

En noviembre de 2006, la agencia de publicidad SCPF utilizó una frase de Bruce Lee, para un spot de BMW, “Be water my friend…” con el objetivo de destacar la capacidad de adaptación del vehículo que aparecía en el anuncio.

La campaña fue un éxito de ventas e incluso dejó huella en la industria publicitaria, hasta el punto que surgieron un gran número de parodias simulando este anuncio.

La capacidad de adaptación que nos sugiere el anuncio, también debe ser un objetivo para las personas y para las empresas, para poder asimilar los cambios, para evolucionar en función de las normativas, en función del mercado, de la tecnología, de las necesidades de los clientes, de los trabajadores, de la sociedad, en definitiva del entorno.

Para aplicar estos cambios o simplemente para evolucionar, deberemos analizar continuamente las necesidades de nuestros clientes externos e internos, en aras a ofrecer las respuestas más adecuadas a todos ellos. El proceso debe ser la aplicación de las pautas de Deming: Planificar, Hacer, Verificar y Actuar.
Cuando la empresa Planifica los cambios necesarios para garantizar el éxito, es probable que en el momento de activar el siguiente paso, Hacer, quede encallado porque las personas que deberían llevar a cabo el proceso no cuenten con los conocimientos, habilidades y competencias necesarias. Es decir, que tengan necesidades formativas. Es primordial, por tanto, una previsión formativa de los colaboradores que genere el empowerment y la resilencia suficientes para poder activar las medidas previstas.
kino-royal-dok-leipzig-112-resimage_v-variantsmall16x9_w-640

Todos tenemos asimilado que las pizarras de tiza han quedado obsoletas, pero el sistema educativo sigue las mismas directrices que hace algunos siglos. Solo hace falta ver que los resultados no son de lo más esperanzadores en el famoso informe PISA de la OCDE:

2016-12-06_12-54-35

Sin embargo, el 65% de los estudiantes de primaria trabajarán en actividades profesionales que todavía no existen, por lo que el sistema de enseñanza también debería evolucionar hacia métodos colaborativos y formaciones transversales enfocadas a competencias. No todos los centros educativos han evolucionado del mismo modo para conseguir buenos resultados, y lo mismo puede ocurrir en las empresas que imparten formación si los métodos de enseñanza que utilizan son poco novedosos y no conectan con sus pupilos.

Debemos tener en cuenta que el método para impartir formación a un grupo de millennials, será distinto que al que aplicaremos en un foro de séniors. La metodología formativa y el formador deberán cumplir con su grado de liquidez, deberán adaptarse a las necesidades y aptitudes de los asistentes, lo que implica que la empresa formadora deberá desarrollar herramientas adaptadas y atractivas para sus alumnos/clientes y a su vez éstas deberán ser rendibles y competitivas. Actualmente las empresas que imparten formación, deben innovar a partir de las tendencias de los alumnos, para que éstos puedan acceder a los contenidos de un modo más atractivo e incluso más emocionante, para poder dar cumplimiento al objetivo final de toda formación, asimilar y aplicar su contenido.

Las empresas que ofrecen formación han de saber dar respuesta a un mundo cambiante, sobretodo por la evolución tecnológica y de la sociedad globalizada.
Las formaciones/formadores cada vez están más especialitados y con capacidad de adaptación (be water my friend).

El medio utilizado no lo es todo, aunque éste puede motivar al alumno, le facilita el aprendizaje y el llevar a la práctica lo que se le ha transmitido. Actualmente hay importantes escuelas de negocios que están empezando a aplicar el método de la formación inversa o flipped classroom, en el que el alumno empieza a familiarizarse con los conocimientos a adquirir antes de asistir a la formación presencial. La base principal es que el alumno tome contacto con la materia de la clase a partir de vídeos de corta duración, juegos, textos,…

Las pautas del aprendizaje inverso son:

  • Los alumnos preparan las clases con material didáctico (videos, páginas web, artículos,…)
  • Posteriormente preparan dudas
  • Puesta en común vía redes sociales con el resto de compañeros.
  • El formador puede prepararse la clase presencial adaptada a las necesidades de los alumnos. En el aula los alumnos interaccionan y buscan soluciones.

Los grandes formadores  son:

  • Los que saben transmitir
  • Son capaces de reciclarse continuamente y
  • Comparten sus experiencias con el resto de compañeros.

img_3874

¿Nos atrevemos a cambiar de método? Contacta con nosotros.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*

Nombre y apellidos (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono de contacto

Asunto (requerido)

Mensaje (requerido)

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento


Simple Share Buttons