La formación en Seguridad y Salud, qué hacer para que sea eficaz (II)

El tiempo estimado de lectura es de 3 minutos

En el anterior post comentamos la necesidad de olvidarnos del método tradicional para impartir formación en seguridad y salud e hicimos un esbozo de las ventajas de impartir formación orientada a las necesidades de los asistentes. Seguiremos desglosando cómo comenzar una formación orientada a resultados:

Antes de nada, necesitamos determinar objetivos para la formación; éstos objetivos pueden ser desde cumplir con la ley y que cada trabajador tenga su “certificado” hasta conseguir incrementar las competencias de los trabajadores en Seguridad y Salud. El objetivo más común es orientar la actitud de los trabajadores hacia comportamientos seguros.

Aunque obvio, es habitual olvidar en la preparación de una formación que la misma ha de generar aprendizaje; quizá por la continuidad del aprendizaje basado en la asimilación de conceptos que hemos recibido todos en la infancia tendemos a ignorar que éste sistema es de escaso impacto en adultos. Afortunadamente tenemos alternativas; el modelo de aprendizaje de Kolb se compone de cuatro etapas sucesivas:

  • involucrarse enteramente y sin prejuicios a las situaciones que se le presenten,
  • lograr reflexionar acerca de esas experiencias y percibirlas desde varias aproximaciones,
  • generar conceptos e integrar sus observaciones en teorías lógicamente sólidas,
  • ser capaz de utilizar eses teorías para tomar decisiones y solucionar problemas.

Es decir, si antes de exponer conceptos con intención de ser asimilados por los asistentes a la formación no generamos reflexión sobre las ideas y actitudes hacia los conceptos que queremos integrar para que puedan ser asimilados y aceptados, nos encontraremos una barrera insalvable que es la resistencia al cambio. Una nueva obviedad que a veces ignoramos en la impartición de una formación es que los trabajadores, como norma general, no trabajan de forma insegura porque disfruten con el riesgo, tengan ganas de perder las piernas o quieran jubilarse anticipadamente con un trastorno musculoesquelético grave, la asunción de riesgos viene motivada:

  • por la esperanza de obtener un beneficio mayor,
  • por una percepción del riesgo equivocada,
  • por presiones de los demás, etc.

Para ilustrar éstas motivaciones propongo ver éste vídeo:

Todos coincidimos en que es un acto peligroso que puede acarrear muy graves consecuencias, excepto los tres que están dentro del cazo y el conductor de la retroexcavadora. Nosotros mismos al ver el vídeo acostumbramos a pensar que están locos, lo cual no elimina que los protagonistas se metan en el cazo para obtener el beneficio de un rato divertido, ignorando el riesgo al que someten su integridad física y obedeciendo al grupo que excluirá a todo aquél que presente objeciones al proyecto. Motivaciones idénticas son las del trabajador que no se pone gafas antiproyecciones porque ve mejor sin ellas, nunca le ha impactado nada en los ojos y, si se las pone, los compañeros le miran como un bicho raro.

Motivaciones habitualmente fuertemente arraigadas y que necesitaremos cuestionar para que nuestros conceptos sean aceptados.

Este cuestionamiento es la primera parte del modelo de aprendizaje R-O-A que utilizamos en Prevencontrol y que en siguientes posts desglosaremos.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*



He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento.

Simple Share Buttons