El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

Las emergencias, tomadas como situaciones desestructuradas, caóticas, a veces impredecibles y sumamente variables, requieren de acciones concretas y claras que reconduzcan la situación de pánico a una situación de calma y sosiego, para ello resulta esencial contar con un buen equipo de emergencias que guíe y oriente en estas situaciones y en especial con una persona que ejerza un rol de líder.

Todos tenemos claros que el liderazgo es importante, pero cuando hablamos de emergencias, este liderazgo se muestra especialmente primordial debido a las consecuencias que pueden resultar de una gestión no adecuada. Por ello, debemos tener claro algunos de los aspectos esenciales que debe reunir un líder:

  1. Valorar la situación de emergencias.

Evaluación realista de la situación, con una visualización honesta del alcance potencial de las consecuencias, y mente fría para pensar con claridad y tener la habilidad de resistirse a la toma de decisiones impulsiva.

  1. Organización de recursos disponibles

Cuanto antes tengamos claro qué es lo que necesitamos, antes podremos pedirlo, y antes dispondremos de estos recursos extra.

  1. Comunicación con su equipo

Para que nos proporcionen información de primera mano. Instrucciones claras y concisas

  1. Toma de decisiones.

Priorizar, ser coherente y consecuente con las propias palabras y acciones.

  1. Delegar y confiar en tu equipo

Es importante saber cuál es el papel que ocupa cada uno, en especial uno mismo. Si has sido designado como la persona encargada de liderar el equipo de emergencias, tienes que ser consciente de cuál es tu papel en la misma y debes hacerlo con todas las consecuencias, es decir, no eres la persona encargada de atajar físicamente emergencia, ni de llevar a cabo la evacuación de primera mano, no puedes estar constantemente entrometiéndose en lo que se hace, en cómo se hace, o dando contraórdenes sobre lo actuado por esa otra persona. Si realizas funciones que no te corresponden, estarás dejando de lado tus propias funciones. En una emergencia, no hay tiempo de formar, deberás delegar y confiar en tu equipo al cual estás dirigiendo.

“Ningún hombre será un gran líder si quiere hacerlo todo él mismo o conseguir todo el crédito por hacerlo.” Andrew Carnegie.

  1. Redistribuir trabajos en función de las necesidades.

Una vez se ha finalizado una parte de la emergencia, el personal que queda disponible, habrá que redistribuirlo para apoyar a otras partes de la misma o a otros equipos, una vez más, la capacidad de organización y de toma de decisión es fundamental.

  1. Gestión de la post-emergencia.

Tan importante como la gestión de la propia emergencia es la reflexión que se debe de hacer tras la misma. La obtención de un feedback es fundamental de cara a analizar qué se ha hecho correctamente para impulsarlo o qué acciones se deben mejorar de cara a futuras emergencias.

No hay que olvidar que el líder lo es en gran parte gracias al equipo que lidera, no es sólo o en sí mismo. Es evidente que, el trabajo en equipo es fundamental para cualquier líder y organización que se precie. En este caso se trata de que el equipo tenga identidad propia y de que las personas que integran el mismo, perciban que dependen unos de otros para alcanzar el objetivo marcado, que son interdependientes.

¿Cómo elegimos un buen líder?

Es habitual encontrarnos con pequeñas empresas en las que automáticamente se designa como jefe de emergencias automáticamente a la figura con mayor rango dentro de la organización, también es habitual que esa persona sea la que menos tiempo pasa en el centro de trabajo ya sea por viajes de negocio, visitas comerciales a clientes, etc. Lo que hace que nos preguntemos si realmente es una buena práctica, recordemos que el jefe de emergencias debe, además de tener dotes de liderazgo marcadas, ser conocedor del edificio (tomas de agua, gas electricidad, localización de las llaves de acceso a los cuartos de instalaciones, etc.)

Pero como ya dijo Steve Jobs:

La innovación distingue ente un líder y un seguidor.”

Afortunadamente, hoy en día contamos con un amplio abanico de métodos más o menos efectivos o más o menos innovadores, dependiendo del nivel de implicación de cada organización, que pueden ayudarnos en esta elección.

Entre los métodos que podemos utilizar para conocer el nivel de competencia en cuanto a liderazgo, se puede optar por dinámicas de grupo usadas habitualmente en entrevistas de trabajo, donde varias personas deben resolver una situación determinada expuesta, juegos formativos, desarrollo competencial, etc.

dinamica

También podemos optar por otros métodos más novedosos que incluyen simulaciones de realidad virtual, en las que se introduce a los miembros del equipo en una situación de emergencia para comprobar cuál es su reacción y conducta.

cescEn cualquier caso, el liderazgo es una integración de conocimientos, habilidades y aptitudes mediante las cuales seremos capaces, en situaciones límite, de modificar comportamientos reactivos (pánico, bloqueo, conductas individualistas) en pro-activos, de modo que estemos preparados ante una posible emergencia.

Empresas importantes a nivel nacional ya van más allá del estudio teórico y técnico de las emergencias, incorporando el estudio del comportamiento para una gestión eficaz con garantías de éxito.

 

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*

Nombre y apellidos (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono de contacto

Asunto (requerido)

Mensaje (requerido)

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento


Simple Share Buttons