Aprendizaje Basado en Problemas (ABP) al estilo «Elige tu propia aventura».

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

 Escucha la lectura de este artículo

 

Existen multitud de métodos docentes. Cada educador es libre de elegir el que se ajuste mejor a sus necesidades pedagógicas o incluso de combinarlos, ¿y por qué no?

En este post vamos a centrarnos en uno de esos métodos, el Aprendizaje Basado en Problemas. Como su propio nombre indica, la finalidad del ABP es conseguir que el estudiante desarrolle la capacidad de resolver situaciones de la vida real poniendo en práctica sus funciones cognitivas y desarrollando actitudes.

Un poco de historia: los orígenes del Aprendizaje Basado en Problemas (ABP)

Remontémonos a los años 60 y situémonos en la Escuela de Medicina de la Universidad de McMaster, en Canadá. Un grupo de brillantes estudiantes recién graduados se dispone a enfrentarse a su primera operación real. Ya no se trata de aprobar o suspender, sino de resolver un problema auténtico. Aunque su base teórica es excelente, no pueden evitar que salte a la vista una falta de competencias y habilidades básicas para afrontar esa nueva situación. Esa realidad fue la que dio pie a una nueva concepción de la formación: el Aprendizaje Basado en Problemas.

Sí, también se aprende de los problemas. Y sí, la resolución de problemas es un método de aprendizaje activo.

¿En qué consiste el Aprendizaje Basado en Problemas?

Es una estrategia pedagógica que propone resolver un problema real o construido especialmente para lograr determinados objetivos de aprendizaje. Esta metodología se aparta radicalmente de la concepción tradicional de la enseñanza. El formador no se considera un artesano cuya misión es explicar claramente un contenido con la finalidad de que el alumno/estudiante, lo absorba y lo asimile. La enseñanza aquí no es un arte.

En el modelo de aprendizaje tradicional primero se expone la información y, posteriormente, se busca su aplicación en la resolución de un problema. En el aprendizaje basado en problemas, en cambio, primero se presenta el problema y después se identifican las necesidades de aprendizaje y se busca la información necesaria para finalmente regresar al problema.

«La vida debe ser una incesante educación.» Gustave Flaubert

¿Por qué es útil? ¿Por qué gusta?

Como podéis imaginar, este método facilita el desarrollo de las capacidades del alumno ante la necesidad de resolver situaciones que pueden darse en la vida real. Además, favorece enormemente la interacción social y potencia la adquisición de:

  • conocimientos
  • aptitudes
  • habilidades

Lógicamente, dichos conocimientos, aptitudes y habilidades se adaptarán a las características del problema y de los participantes en su resolución. Por ejemplo, serán diferentes las habilidades que necesitará un solo alumno a las que se necesitarán si se trabaja en grupo.

En el ABP el protagonista es el alumno y sus principales herramientas son la investigación y la reflexión.

En esta estrategia pedagógica se busca que los alumnos construyan sus propios procedimientos para enfrentarse y resolver situaciones problemáticas cotidianas. También se invita a que aprendan de los errores que puedan cometer a lo largo de su andadura. El ABP aparca la actividad intelectual receptiva y pasiva, puramente teórica y a la que quizás la mayoría de nosotros estamos más acostumbrados, para dar paso al conocimiento activo y empírico, basado en la experiencia y en el concepto de prueba y error que a veces tanto asusta. Equivocarse no es malo. Aquí no se restan puntos. Equivocarse también sirve como herramienta para construir una solución.

¿Cómo hemos aplicado el ABP en PrevenControl?

¿Conocéis o recordáis la serie de libros «Elige tu propia aventura»? (para los nostálgicos, disponéis de los títulos de la colección en multitud de librerías online). Este formato está viviendo una segunda juventud. Sin ir más lejos, en Netflix podéis ver la película interactiva Bandersnatch, en la que el espectador puede conducir la historia y elegir entre diferentes finales.

En PrevenControl hemos ofrecido para uno de nuestros clientes una solución e-learning basada en la estructuración y resolución de problemas. Se trata de despertar su interés y su motivación a través de un juego de atractivo y divertido diseño. El participante debe tomar decisiones sobre su forma de actuar ante diferentes situaciones reales que se dan cotidianamente en la empresa. Cada elección deberá ser previamente meditada y dirigirá al usuario hacia nuevas circunstancias. El transcurso de la historia se modificará en función de las decisiones tomadas y conducirá hasta una situación final. Ya sea positiva o negativa, esta situación final se convertirá en un aprendizaje.

Podemos concluir afirmando que las dos características más innovadoras del aprendizaje basado en problemas son el uso de los mismos como punto de partida para la adquisición de nuevos conocimientos y la gestión del aprendizaje por parte del alumno.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*

2 comentarios

  1. Avatar

    Interesante post y muy útil, sobre todo en la enseñanza.
    Gracias

    • Núria Alvarez

      Núria Alvarez

      Muchas gracias, Luis, por tu comentario. Nos alegra que te haya gustado el post.