Creatividad y SST, ¿un amor (im)posible?

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

 Escucha la lectura de este artículo

 

Si aún piensas que la creatividad es cosa de artistas y que está enfrentada a los procesos «racionales», a los que estamos acostumbrados en la mayoría de los trabajos relacionados con la Seguridad y Salud en el Trabajo, te invito a que inviertas tus próximos 4 minutos en leer este post.

A menudo, la percepción que tenemos sobre la Seguridad y Salud Laboral, tanto quienes trabajamos dentro como quienes lo perciben desde fuera: compañeros de otros departamentos, dirección de la empresa, proveedores, partners, familia, amigos… es que se trata de una disciplina importante e imprescindible para todos, pero tediosa, aburrida, centrada en cumplimientos legales y alejada a veces de la realidad operativa.

Einstein lo dijo en su momento: «Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo». Es decir, aplicado al ámbito de la SST, si queremos cambiar esa percepción y demostrar el valor real que aporta a todos los niveles en el sistema empresa, quizá debamos plantearnos si existen otras formas de trabajar en ella. Una de las formas más eficaces de cambiar esa percepción pasa por integrar una capacidad tan potente y efectiva como la CREATIVIDAD.

 

CREATIVIDAD

Existen muchas definiciones sobre la creatividad pero una de mis favoritas es la realizada por Alex Osborn, uno de los principales referentes históricos en la materia, en el año 1953. Osborn la definió como la «Aptitud para representar, prever y producir ideas. Conversión de elementos conocidos en algo nuevo, gracias a una imaginación poderosa”. Tomado de: “Applied Imagination: Principles and Procedures of Creative Problem Solving”

Pues bien, en la actualidad el World Economic Forum ha determinado que las habilidades más demandadas por las empresas y organizaciones, y las más importantes para tener éxito en los negocios en el año 2020, serán: la capacidad de Solucionar Problemas Complejos, el Pensamiento Crítico y la Creatividad.

En este punto, podríamos decir que la Creatividad en sí misma, entendida como proceso, requiere de las otras 2 habilidades para maximizar su efecto. Es decir, convertir en valor las ideas implica identificar la complejidad de los problemas y aplicar el pensamiento crítico previo a la toma de decisiones. Afortunadamente existen distintas filosofías, metodologías y procesos que nos permiten comprender esta aportación y, mejor aún, nos ayudan a llevarlo a cabo.

ACPS

El Creative Problem Solving (CPS) es un proceso integral de creatividad e innovación, desarrollado por el propio Alex Osborn y por Sidney Parnes, que data del año 1945 y que, a lo largo de estas últimas décadas y, gracias a la integración de otras disciplinas ha evolucionado de forma incremental hacia una variante conocida como Advanced Creative Problem Solving (ACPS).

Una de las principales novedades de este modelo pasa por ofrecer un enfoque que dota de un mayor protagonismo a la persona como epicentro del proceso. También incorpora al proceso las dimensiones de la organización y del equipo, como elementos clave. Además, contempla los avances científicos en neurociencias distinguiendo entre etapas de pensamiento consciente e inconsciente, imitando así la forma en que nuestro cerebro desarrolla el proceso creativo.

A diferencia de otros procesos, el ACPS no plantea una ejecución lineal sino un modelo circular e iterativo, que da naturalidad al proceso acercándolo al concepto de mejora continua.

Fuente de la imagen creativitycertification.com

 

El proceso ACPS consta de 3 fases y 9 actividades principales:

PERCEPCIÓN

La fase de PERCEPCIÓN tiene como objetivo cambiar nuestra forma de enfocar el problema a resolver; cuestionarnos las creencias que tenemos respecto al mismo, investigar sobre él, interpretar la información recolectada y definir el foco de trabajo. Al final de esta primera fase es necesario establecer un tiempo de «incubación» que facilite al pensamiento inconsciente la determinación del verdadero reto a resolver.

Fuente de la imagen creativitycertification.com

 

SOLUCIÓN

La fase SOLUCIÓN se centra en la generación de soluciones nuevas y originales para los problemas detectados en la fase de PERCEPCIÓN. Para ello es necesario dar rienda suelta a la creatividad, inspirarse, sistematizar la generación de ideas y elaborar las soluciones, antes de pasar a la acción. Durante la fase SOLUCIÓN cobra especial importancia dejar un espacio para la inspiración del inconsciente, con el objetivo de aumentar la efectividad de la generación de ideas.

Fuente de la imagen creativitycertification.com

 

ACCIÓN

Por último, para llevar a la ACCIÓN nuestras soluciones debemos incorporar el aprendizaje obtenido durante el proceso. Esto implica plantearnos la propuesta de valor de la solución, refinar las ideas antes de continuar, validarlas en el contexto de uso real y establecer un plan de acción para determinar su puesta en marcha. Lo que empuja a nuestro cerebro a mantenernos motivados durante la implementación de las soluciones, es sentir la recompensa al esfuerzo realizado. De ahí que sea importante no establecer grandes hitos, sino dividir la implementación en pequeños pasos que faciliten alcanzar el éxito, y mantengan el impulso hasta conseguir el resultado global.

Fuente de la imagen creativitycertification.com

Teniendo en cuenta las características y las implicaciones de la SST en el sistema, parece que apoyarse en este tipo de procesos será un aspecto clave para reforzar su posición en la estrategia de la empresa, y hacer tangible su aportación al rendimiento global.

Si estás interesado en conocer más sobre este proceso de resolución creativa de problemas, en PrevenControl contamos con varios facilitadores en ACPS.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*