Es conveniente acudir a la consulta del Dr. Google?

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

drgoogle2

La tentación es fácil, ¿te preocupa tu estado de salud? ¿Quieres tener más información de lo que te ha recetado tu médico? ¿Existen diagnósticos alternativos al que te dieron? Éstas y muchas otras preguntas parecidas encuentran respuesta fácilmente tecleando en Google el nombre de tu dolencia, síntomas, medicamento o diagnóstico médico. Un verdadero quebradero de cabeza para los profesionales, porque el paciente interfiere su labor, complicándola. Este es un hábito afianzado en la mitad de los internautas en España, según un estudio de la ONTSI (Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información) que data del 2012, hace ahora tres años.

Muchas veces el internauta consigue un resultado contrario a su propósito; intentando disminuir su inquietud, lo que consigue muchas de las veces es aumentar la angustia. Un simple dolor de cabeza el internauta lo puede convertir, en pocos segundos, en un mal espantoso e irremediable.

¿Y el médico qué hace?

Braulio lleva cuatro horas esperando su turno en emergencias de un hospital. Le duele en el abdomen, debajo las costillas, ¿será apendicitis? El médico de urgencias al final le atiende en su propio despacho, los boxes están ocupados. Una radiografía, una exploración y el médico le tranquiliza: parece ser un cólico biliar, lo más probable, piedras en la vesícula. Para mejor explicarle le muestra la pantalla del ordenador: La Wikipedia. El facultativo asevera que no es el mejor lugar para consultarlo, pero para hacerse una idea ya vale.

En enero de este año 2015, Apple Tree Communications, una agencia de creatividad y comunicación, publicó un informe, #socialscene, que ponía de relieve el hecho de que en España, el 97% de los médicos acuden también a Google cuando necesitan hacer una consulta. Ahí está el dato. Tan solo un 36% acuden a las sociedades médicas o a la página del colegio de médicos.

article_50167_615x0_proportion

Inteligencia colectiva

A parte de Google, en Internet existen multitud de foros, grupos y redes sociales en las cuales los internautas intercambian información de valor sobre salud. En Facebook, sin ir más lejos, existen grupos para cada enfermedad y en cada lengua diferente. El proceso colaborativo une la experiencia de todos los internautas creando un raudal de información imparable. Ello permite, en pocos instantes, saber la opinión que unas decenas de médicos diferentes dieron a sus respectivos pacientes en casos similares:

  • A mí el Dr. XX me prescribió una dieta sin gluten
  • El Dr. YY me sugirió un cambio a una dieta AIP
  • Si no te indican que dejes el gluten debes cambiar de médico
  • Debes consultar los valores del cortisol, T3 y T4 libres

Y así, cada cual dice la suya, pacientes que viven a veces a miles kilómetros de distancia pero que sufren la misma dolencia intercambian opiniones, sugerencias dietéticas, recetas de cocina, ejercicios prácticos, marcas comerciales, recomiendan médicos, tratamientos…

La evolución de la sociedad de la información lleva a pensar que se trata de un proceso imparable, al cual difícilmente podemos hacer oposición.

social-network-links

El ejemplo del NHS británico

Conscientes de este proceso, el NHS británico (National Health Service), en lugar de intentar hacer oposición a esta tendencia, lo que ha hecho ha sido disponer de un portal informativo que lo ha denominado NHS choices – your choices (algo así como tú eliges), como entendiendo de la potestad del paciente de escoger su propia vía de acercamiento al cuidado de su salud (su opción, choice), la prevención y, -¿por qué no?-, quién le debe asesorar y cuáles son sus fuentes de información de confianza. No es el único en lengua inglesa y se echa de menos algo equiparable en lengua castellana. La profusión de páginas con informaciones de dudosa validez, o con un interés puramente comercial convierte la red en algo intrincado y capcioso en temas sanitarios y se agradece la existencia de portales de información fiable y constatada.

En algunos medios se anunció que la Dirección General de Salud Pública estaba ultimando un portal de Internet, una Plataforma Tecnológica con contenidos de salud. Su salida se preveía para el mes de junio, pero, al momento de cerrar esta edición, parece que todavía no ha visto la luz.

Si no existen portales de confianza, el internauta puede caer en el lugar menos apropiado. Al igual que ocurre con el adolescente que tiene dudas o consultas sobre temas de sexualidad: ¿existen portales informativos serios y fiables que den una información completa y tan necesaria sobre temas sexuales para público adolescente? Creo que muy escaso. Lo cual propicia que el adolescente acabe indagando sobre el mundo de la sexualidad en sitios de lo más inapropiado.

Aceptemos, pues, que, si bien el profesional médico es insustituible, la información ya no es un privilegio exclusivo de la clase científica. De hecho ya muchos profesionales se ayudan de Internet para pautar dietas o sugerir recetas de cocina, por poner un ejemplo, y lo recomiendan. Y mucha precaución, debemos asegurarnos de la fiabilidad y del aserto de las páginas que consultamos, no todo el monte es orégano. Otra recomendación es que la información en lengua inglesa es el estándar científico, y cualitativa y cuantitativamente, por el momento, es sustancialmente diferente a cualquier otra lengua, se ha puesto el listón más arriba.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*



He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento.

Simple Share Buttons