Cómo mejorar la productividad a través de la aplicación de la ergonomía participativa

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

🔊 Escucha la lectura de este artículo

 

Numerosos estudios y experiencias demuestran las ventajas que supone llevar a cabo un programa de ergonomía participativa dentro de la empresa. Estas intervenciones no solo traen beneficios en términos de disminución de índices de accidentabilidad y absentismo relacionados con los transtornos musculoesqueléticos, sino que contribuyen a un incremento de la productividad, a través de las mejoras en las capacidades físicas del trabajador y de sus condiciones de trabajo.

La “pieza clave” de estos programas son los Ergo Grupos, espacio de trabajo conjunto de distintos departamentos de la empresa (Ingeniería, Calidad, Producción, Prevención…),  canalizadores de ideas y soluciones, e imprescindibles para la adopción de un enfoque proactivo y la creación de una cultura ergonómica en la empresa. En estos grupos suelen participar numerosos actores con diferentes roles y responsabilidades.

Para crear un Ergo Grupo resulta de extrema importancia tanto la elección de los participantes, como la implicación de la alta dirección, si bien para que estos programas resulten realmente eficaces y efectivos es crucial la definición de su dinámica de funcionamiento. Detrás de una organización inadecuada acechan peligros como son tener excesivos frentes abiertos en paralelo, dilatar mucho las actuaciones en el tiempo sin obtener conclusiones tangibles o la dificultad para “vender” los resultados “no visibles”. Estas amenazas se pueden superar a través de la estabilización y estandarización de esta dinámica, para lo que nosotros proponemos utilizar un enfoque basado en la filosofía Lean y en las Metolodogías Ágiles de gestión de proyectos, orientadas a generar y entregar valor lo antes posible, centrándose en conseguir exactamente lo que necesita el cliente en cada momento.

Para ello organizamos ciclos de trabajo consecutivos de 4 semanas de duración, aunque puede flexibilizarse en función de las necesidades de la empresa, y divididos en las etapas Detectar, Generar, Implementar de nuestro método de trabajo.

El ciclo de trabajo o sprint comienza en la fase Detectar con una reunión del Ergo Grupo (Sprint Plannig Meeting), en la que se plantean los retos a solucionar en esa interacción. Estos retos serán seleccionados de un conjunto de necesidades o deficiencias de carácter ergonómico relacionadas con el proceso productivo de la empresa en cuestión, un Product Backlog (Ergo Backlog) que es continuamente alimentado por el cliente y cuya prioridad de actuación se establece en función de la complejidad, la duración y la importancia desde el punto de vista ergonómico de la tarea escogida.

Estos retos han de ser definidos de manera que puedan solucionarse en el tiempo de ciclo establecido, de lo contrario deben dividirse en ítems más pequeños. Además, para poder priorizarlos adecuadamente tienen que presentar una complejidad homogénea, la cual también determina el número de retos ha trabajar en el ciclo.

Durante las siguientes dos semanas se lleva a cabo la labor de análisis e identificación de necesidades, y concluye con otra reunión del Ergo Grupo, en la que se presentan las conclusiones de esta etapa Detectar y se comienza con la siguiente: Generar. Esta fase consiste en la búsqueda y valoración de alternativas técnicas (Herramientas y equipos, diseño de puestos…), organizativas (rotaciones, descansos,…) o personales (sensibilización hacia prácticas de trabajo correctas) de los retos planteados, y concluirá con una tercera reunión de planificación de Implantación de soluciones (fase Implementar) que cerrará el ciclo de trabajo, y que supone también el inicio del siguiente sprint.

Además de los beneficios propios de la ergonomía participativa, con la aplicación de esta metodología de ciclos de trabajo con Ergo Grupos hemos conseguido los siguientes resultados:

  • Ciclos de trabajo estables, mediante una definición clara de las necesidades del cliente, lo que ha dado lugar a un incremento de más de un 30% en el número de acciones implementadas.
  • Ciclos de trabajo estandarizados de 1 mes de duración, dando lugar a una disminución del Lead Time (tiempo que pasa desde que se inicia un reto hasta que se finaliza) de más del 50% de media.
  • Reducción de despilfarros o Mudas, principalmente de:
    • Inventario, relacionadas con el número de proyectos abiertos.
    • Sobreproceso, conectadas al Multitasking y al Switch Tasking, ya que hay que considerar el tiempo de adaptación entre tareas.
    • Sobreproducción. En un contexto tan cambiante como el actual, la producción de conocimiento en proyectos que acaban dilatándose mucho en el tiempo puede llevar a que las soluciones resulten “obsoletas” en el momento de su uso o implantación.
  • Desarrollo de una cultura ergonómica dentro la organización y creación de un lenguaje común desde el que todos los departamentos de la empresa tratan los problemas de carácter ergonómico.
  • Integración de la Ergonomía en todas las fases del proceso productivo, consiguiendo vincularla con Ingeniería y Producción, que es de donde parten la mayor parte de las soluciones a largo plazo, del diseño de los procesos.
Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*


He llegit i accepto la Clàusula de Consentiment.

Simple Share Buttons