Cómo medir el nivel de desempeño en seguridad y salud laboral te puede predecir el futuro

La medición de desempeño como herramienta predictiva

El tiempo estimado de lectura es de 5 minutos

 Escucha la lectura de este artículo

 

Hace unos meses me topé en este mismo blog con una entrada muy interesante sobre la predicción de accidentes. En ella Alberto Sanz nos contaba cómo, en el año 2012, una investigación llevada a cabo por Predictive Solutions Corporation y la Carnegie Mellon University (CMU) concluyó que los accidentes de trabajo pueden ser vaticinados a partir del análisis predictivo. En este caso, que podéis leer más exhaustivamente explicado en el enlace, los investigadores destacaban como predictores  4 factores a medir en las inspecciones de seguridad:

  1. A mayor número de inspecciones de seguridad menor número de accidentes/incidentes.
  2. La probabilidad de que haya un accidente/incidente decrece cuanto mayor es el número y la diversidad de las personas que llevan a cabo las inspecciones.
  3. Demasiadas inspecciones con resultados muy favorables, mayor riesgo de que haya un accidente/incidente.
  4. La persistencia de elevadas condiciones inseguras detectadas dan lugar a un mayor riesgo de accidente/incidente.

Vamos, que cuanta más gente, a poder ser de la línea de mando, haga inspecciones de verdadera calidad que conlleven detectar deficiencias reales y estas sean resueltas, menos probabilidad de que se produzcan accidentes o incidentes. No hace falta ir a la Carnegie Mellon University para ver la lógica de estos resultados.

Sin embargo, creo que esto nos debería llevar a reflexionar sobre lo que estamos midiendo en nuestras organizaciones. Hace unas semanas, el Director de I+D+i de PrevenControl, el Dr. Gustavo Adolfo Rosal, comentaba en un desayuno de PRLINNOVACION al que tuve el placer de acudir, como los modelos basados en SAFETY I estaban mostrando su agotamiento y nos dirigíamos, si queríamos seguir mejorando, hacia el SAFETY II, un escenario con una realidad mucho más voluble y diversa, donde los indicadores basados únicamente en Índices de accidentes/incidentes/ observaciones se mostraban poco predictivos sobre lo que iba a ser el futuro.

Este nuevo escenario, nos lleva hacia una necesidad de medir en positivo lo que hacemos y cómo lo hacemos, asegurándonos que los esfuerzos realizados por todos están orientados a mantener bajo control, que no siempre eliminar, todas las variables que pueden acabar en daño.

La pregunta por lo tanto es, ¿estamos midiendo lo que hacemos, tanto en cantidad como en calidad, y el impacto que esto tiene en nuestra seguridad real? ¿estamos poniendo en valor adecuadamente los esfuerzos de la gente proactiva, sea del área que sea, de forma que fortalezcamos esa cultura preventiva que queremos conseguir?, ¿podrían explicarnos esta medición lo que realmente pasa en nuestras organizaciones, y avisarnos donde están nuestros puntos negros, de forma que podamos actuar sobre ellos antes de que ocurra algo? .

Os voy a poner un ejemplo real de algo que ocurría en una de las organizaciones en las que he trabajado. Como supongo que os pasará a la mayoría, me encontraba con situaciones donde los resultados de los indicadores “finales” no casaba con el esfuerzo, concienciación y compromiso que observaba en alguna de los proyectos que llevábamos a cabo. Podéis pensar que en ese caso el esfuerzo estaba mal dirigido, pero entonces no estaríamos teniendo en cuenta otros factores importantes, como puede ser el estado de la instalación del cliente en el que trabajaban, el riesgo intrínseco de la actividad, las interferencias con otras empresas, etc.. En fin, que con las circunstancias en las que se encontraban, era ese compromiso el que permitía tener controlado los riesgos todo lo razonablemente que se podía y la sensación, no ya solo mía sino también de los trabajadores y del cliente, de que el nivel de seguridad que se les daba no solo era bueno, sino que destacaba sobre el resto de empresas. Sin embargo, se quedaban con la sensación de que no se visibilizaba ese esfuerzo internamente lo suficiente por lo que la moral decaía. Ni que decir tiene que también nos encontrábamos con el otro extremo, centros con mucha menor concienciación y proactividad, pero con excelentes resultados por la tipología del proyecto.

Ejemplos de diferentes KPI que se pueden medir en una Organización

 

Entonces se nos ocurrió desarrollar un indicador que midiese el nivel de aplicación real de las actividades que cada posición de la organización tenía que realizar, ponderando estas actividades según el grado de impacto sobre el compromiso en seguridad que tenía sobre los trabajadores. Además, las separamos en dos, las que podían medirse de forma objetiva (se hace/no se hace) y las que suponían cierto grado de subjetividad (calidad en la realización).

Ejemplo de la medición de desempeño de un centro

Los resultados fueron una recolocación en el “ranking” de los centros de especial vigilancia, que nos permitió detectar aquellos que, aunque con menor accidentabilidad, la falta efectiva de actividad preventiva podía desembocar en accidentes más graves. Estos ya los conocíamos, pero no disponíamos del indicador con el que demostrarlo. Además, al poder resaltar el trabajo de los más comprometidos propició que estos, al verse respaldados, mantuviesen el esfuerzo, consiguiendo mejorar sus resultados finales en el medio plazo.

Ejemplo de Ranking según nivel de Desempeño

 

Aunque parezca complejo, una vez desarrollado los puntos a medir, comprobar en obra el nivel era sumamente sencillo, pues se reducía a un check-list que se podía simultanear con las auditorías internas anuales. Y llegamos al punto de ser un método aceptado como auditoria interna por los auditores externos OHSAS, con lo que esto supuso de refrendo de la herramienta y aprovechamiento de recursos.

Como hemos visto al comienzo del artículo, la medición de un indicador de desempeño, que tenga en cuenta la cantidad y calidad de las acciones realizadas, se puede llegar a convertir en un potente predictor de accidentes, y con ello, permitirnos actuar antes de que se materialicen estos.

Ahora que en las organizaciones estamos cerrando el año y empezamos a ver cuáles son nuestros resultados, tal vez sea un momento ideal para sentarnos a reflexionar sobre qué queremos conseguir para el año que viene, y qué indicadores debemos desarrollar para poder medirlo. Seguimos midiendo solo resultados o empezamos a medir también desempeño. Seguimos analizando lo que ya ha pasado, o empezamos a actuar sobre los problemas futuros.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*

4 comentarios

  1. Estoy seguro que si es posible PREDECIR los accidentes. Pero sólo si usamos tecnología moderna. Solo así sera mantenida en el tiempo.

  2. Sergio, este tema me apasiona. Mi empresa desarrolla software y estamos apuntando a PREDECIR. Transcurridos 5 años, de la empresa que indicas al inicio, ¿cuales son los resultados actuales?. Es necesario conocer casos reales y no tanta teoría.

  3. Sergio Fernández

    Buenos días Edwin y gracias por tus comentarios..

    Este es un proyecto que lleva 2 años funcionando, por lo que no se predecirte el resultado a 5 años. Lo que si pude comprobar es que en la revisión del 2º año el indicador de desempeño habia aumentado en todos los centros auditados en más de un 20%. Al hacerse evidente las acciones que no se realizaban el primer año, era muy sencillo mostrar que tenían que incorporar a su rutina diaria para mejorar su indicador personal.

  4. Óscar Iván

    Buenas tardes, estoy interesado q me envíen información referente a Seguridad Laboral.

    Saludos.

    Cordialmente,

    Óscar Iván



He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento.

Simple Share Buttons