El tiempo estimado de lectura es de 7 minutos

 Escucha la lectura de este artículo

 

FCC Aqualia forma parte del Grupo FCC Servicios Ciudadanos, uno de los mayores grupos europeos de servicios, cuya finalidad mayoritaria es tanto el diseño y construcción de sistemas de tratamiento, transporte y almacenamiento de agua, urbana e industrial, como la gestión del ciclo integral del agua. Su actividad principal es la gestión de Servicios Municipales del agua, llegando a ser en la actualidad la tercera compañía en gestión del agua en el mundo.

FCC Aqualia siempre ha tenido un fuerte compromiso con la seguridad y salud en el trabajo. En una primera etapa preventiva la empresa centró sus inversiones en mejoras de ingeniería (equipos y procesos) y se comenzó a poner énfasis en la seguridad con buenos resultados en los índices de siniestralidad. La evolución temporal constató, no obstante, que si no se introducen nuevas líneas de trabajo preventivo estas bajadas de los índices de siniestralidad se estancan.

El siguiente paso fue centrar esfuerzos en una correcta y adecuada implantación de un sistema de gestión de prevención de riesgos laborales, que permitió el establecimiento de normas, procedimientos, responsabilidades como la ordenación de recursos, por ejemplo en materia preventiva así como obtener el certificado de la norma OHSAS 18001:2007 (desde el año 2008).

Pero, tras la repercusión de este nuevo esfuerzo preventivo (traducido en un marcado descenso en la siniestralidad y de consecución de grandes logros a este nivel) desde hace ya varios años el descenso de la siniestralidad volvió a estancarse de nuevo.

Por tanto, una vez consolidada la fase de sistemas de gestión era necesario seguir mejorando llevando a cabo nuevas actuaciones que permitieran conseguir reducir la siniestralidad a cero, o a niveles de incidencia muy bajos.

Era necesario seguir trabajando de cara al nuevo reto que se planteaba, un nuevo esfuerzo preventivo ligado a la mejora de la cultura preventiva: trabajar para el cambio en materia de comportamientos preventivos, del liderazgo, de las responsabilidades y actitudes y del entendimiento de la prevención como beneficio y necesidad de hacer, es decir, poner el énfasis modificador en las personas a todos los niveles organizativos.

Práctica de gestión implantada

El reto planteado era trabajar para lograr los puntos claves que culminarán en una mejora significativa de la cultura preventiva en la organización:

  • Asumir como propio el concepto de cultura preventiva definido a nivel grupal y de dirección y abarcando todo el conjunto de valores preventivos compartidos por toda la organización.
  • Reflejar la preocupación preventiva de la organización por la seguridad, especialmente desde los niveles de gerencia y supervisión.
  • Enfatizar la contribución de cada uno en cada nivel de la organización.

Para recorrer este nuevo camino FCC Aqualia realizó una apuesta total por:

  • La consideración y evaluación de los aspectos culturales en relación a la prevención y a la promoción de la seguridad y la salud.
  • Observar el comportamiento real y analizar sus causas.
  • Poner en marcha programas de refuerzo del liderazgo en seguridad y salud (donde la dirección tiene un papel crucial).
  • Fomentar la asunción personal de responsabilidades.
  • El compromiso compartido.
  • La transparencia.
  • Reconocer la participación activa en la mejora de todos los miembros de la organización.

El proyecto de mejora de la cultura preventiva contó con tres fases diferenciadas:

Primera fase: Diagnóstico y plan de mejora
Análisis de la situación real de la empresa y las mejores actuaciones a realizar dentro del proyecto con la finalidad de poder conseguir el objetivo marcado, hacer de la empresa un referente en materia de integración en prevención y en la consecución de una auténtica cultura preventiva en todos los miembros que forman parte de la empresa.

Los pasos llevados a cabo en esta fase:
1. Constitución de un grupo multidisciplinar de trabajo y coordinación del proyecto.
2. Realización y puesta en marcha del taller “Cultura preventiva para el Servicio de Prevención”.
3. Realización y puesta en marcha del taller “Cultura preventiva para la Dirección”.
4. Realización de encuestas y entrevistas según el método para el diagnóstico del clima preventivo NOSACQ-50 para la medición y análisis de la conciencia colectiva sobre la importancia que la organización concede a la seguridad.
5. Análisis de resultados, validación de los mismos y elaboración de propuestas de trabajo.

Resultados de esta fase
Realización del diagnóstico de clima preventivo: exhaustivo análisis de los resultados obtenidos, tanto general como específico por estrato, lo que estableció las bases para la evaluación de puntos críticos y la extracción de conclusiones, recomendaciones, líneas de avance.
Se determina que la empresa se encuentra en una posición proactiva en materia de prevención de riesgos laborales y una de las conclusiones más relevantes obtenidas fue la necesidad de realizar acciones encaminadas a mejorar la sensibilización individual y colectiva de los trabajadores y de los mandos respecto a las pautas del trabajo seguro en toda circunstancia.
Establecimiento del plan de mejora orientado a objetivos de cultura preventiva: se marcan las líneas de mejora sobre las que trabajar, el enfoque estratégico del proyecto y los objetivos, acciones del plan y cronograma de actuaciones estudiadas, planificadas y definidas específicamente en base a los resultados obtenido y al reto marcado.

Segunda fase: Desarrollo del plan de mejora
Esta fase se centra en implantar las acciones definidas en el plan de mejora así como en formar/capacitar a todos los implicados para el correcto desarrollo de las medidas establecidas.

Las principales acciones hacia las que se dirigieron esfuerzos durante esta segunda fase son:

  • Desarrollo de guías de implantación de las herramientas seleccionadas en el plan de mejora.
  • Definición de planes de actuación específicos:
    · Paseos de seguridad, orientados a incrementar la visibilidad del compromiso de los directivos con la seguridad y la salud del equipo. Para ello, se configuró un programa de visitas escalonado a dos años vista.
    · Para promover una mayor implicación operativa en la prevención, se diseñaron dinámicas de comunicación en los puestos de trabajo para jefes de Servicio, encargados y capataces.
    · Los operarios recibieron formaciones de refresco orientadas a la mejora del comportamiento en el desarrollo de sus tareas.
    · Se dotó al equipo técnico del servicio de prevención de unas pautas de intervención para el seguimiento de las conductas de seguridad.
    · Realización de talleres para la formación/capacitación del personal clave en el proyecto (Servicio de prevención, dirección, mandos intermedios, supervisores y delegados de prevención).
  • Desarrollo y aprobación del plan de comunicación como estrategia transversal a todos los niveles de la organización y a los diferentes agentes, favoreciendo su participación e implicación, con el fin de mejorar el clima preventivo de la compañía.

Tercera fase: Seguimiento y evaluación
De manera simultánea y a medida que se vayan implantando las diferentes acciones establecidas se analizarán los resultados de los diferentes indicadores positivos de desempeño preventivo establecidos. Se realizarán reuniones de seguimiento con una periodicidad trimestral.
Una vez implantado en su totalidad el plan de acción para la mejora de la cultura preventiva (2015-2018) se realizará un seguimiento de dicho desarrollo e implantación para su análisis así como definir e implantar acciones correctoras si fueran necesarias. Este proceso finalizará con una evaluación de resultados mediante la realización de un nuevo diagnóstico de clima preventivo.

Evaluación de la eficacia
A continuación se relacionan algunas de las actuaciones ya llevadas a cabo y estrechamente relacionadas con los cuatro aspectos imprescindibles (compromiso, liderazgo, participación/implicación y sensibilización) y que ponen en relieve los avances y logros que se van alcanzando:

  • Apuesta y participación activa por y en el proyecto de cultura preventiva:
    · Impulsores del proyecto.
    · Constitución de un grupo de trabajo multidisciplinar de coordinación del proyecto y participación en el mismo.
    · Participación en dinámicas de trabajo relacionadas con el proyecto (taller inicial sobre cultura preventiva y taller de trabajo sobre “Paseos de Seguridad”).
  • Compromiso visible con la seguridad:
    · Aprobación del “plan de visitas” y puesta en marcha de dicha iniciativa de los “Paseos de Seguridad”: orientados a incrementar la visibilidad del compromiso de los directivos con la seguridad y salud del equipo.
    · Aprobación del plan de comunicación de cultura preventiva (otorgando la importancia de hacer de la comunicación en seguridad y salud una estrategia trasversal a todos los niveles con el fin de mejorar el clima preventivo y generar relaciones de confianza con los empleados).

Fuente: Monografía Las mejores prácticas preventivas Asepeyo 2016

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*