Buenas prácticas preventivas: Kamishibai para el control del uso de los EPI

El tiempo estimado de lectura es de 6 minutos

Hutchinson Palamós es una empresa del sector auxiliar del automóvil. Dentro de la actividad de transferencia de fluidos, forma parte de la rama de Alta Presión del Grupo Hutchinson que lo componen 31.000 colaboradores trabajando en 95 plantas de producción en todo el mundo implantadas en 23 países. Hutchinson a su vez pertenece a la multinacional Total.

En Palamós, Girona, la compañía cuenta con una plantilla de unas 280 personas, que fabrican flexibles para tubos de freno hidráulico, aire acondicionado y dirección asistida para clientes como PSA (Peugeot-Citroën), Renault / Nissan, Ford / Volvo, General Motors, Fiat, y países destinatarios tales como España, Francia, Alemania, Gran Bretaña y Bélgica.

La seguridad y salud en el trabajo es una prioridad para la compañía. La política de HSE (Salud, Seguridad y Medio Ambiente) realiza los máximos esfuerzos en cuanto a información, prevención y gestión de los riesgos de todo tipo.

Los intereses de la firma van dirigidos a la innovación de productos y procesos, la mejora continua, la implantación de nuevas tecnologías, y el desarrollo de las personas para hacer frente con éxito los futuros retos en nuestro sector.

En esta línea, veremos hoy como Hutchinson aplicó la técnica japonesa del Kamishibai para el control del uso de los equipos de protección individual, como buena práctica preventiva.

Problema u oportunidad

La normativa en materia de prevención establece que deben utilizarse los Equipos de Protección Individual (EPI) cuando existan riesgos que no hayan podido evitarse, eliminarse o limitarse mediante medidas de protección colectiva o por diferentes procesos de organización del trabajo.

La responsabilidad del uso de los EPI corresponde al empresario y al trabajador. El primero debe conocer los riesgos existentes y evaluarlos, y a partir de aquí proporcionar a los trabajadores las protecciones que mejor se adapten a los riesgos inherentes del puesto de trabajo. En segundo lugar, el empresario debe velar para que los trabajadores utilicen dichas protecciones correctamente. Los trabajadores deben hacer un uso correcto de los EPI y mantenerlos en buen estado.

En distintos procesos de la empresa se contemplan riesgos residuales o que no han podido eliminarse y por lo tanto se requiere la utilización de distintos tipos de EPI. Los más habituales son los guantes con distintos grados de protección (anti corte, impermeables, térmicos, etc.), las gafas de seguridad, la protección auditiva en zonas de ruido superior a los 85 dB(A) y la protección anti caída, sobre todo en el colectivo de mantenimiento.

Para concienciar a los trabajadores de la importancia y obligatoriedad del uso de los EPI se realizaron en Hutchinson distintas acciones formativas y campañas de comunicación así como auditorías mensuales de prevención en los puestos de trabajo.

A pesar de estas acciones, se seguian contabilizado accidentes leves a causa de la falta de utilización de EPI, concretamente los guantes anti corte.

También se contemplaban comportamientos inseguros de los trabajadores al no utilizar el EPI obligatorio o al utilizarlo de manera incorrecta en distintos puestos de trabajo o operaciones dentro del proceso productivo.

Es por este motivo, y para evitar que puedan producirse accidentes de mayor gravedad, que la empresa puso en marcha una herramienta de gestión enmarcada en el universo LEAN y utilizada en el entorno TPS (Toyota
Production System): el KAMISHIBAI.

¿Qué es el KAMISHIBAI?

Tradicionalmente, el Kamishibai era una forma de contar historias que se originó en los templos budistas de Japón en el siglo XII, donde los monjes utilizaban emaki (pergaminos que combinan imágenes con texto) para combinar historias con enseñanzas morales para audiencias mayormente analfabetas. El preámbulo del storytelling.

En el entorno entorno TPS (Toyota Production System), es una herramienta de gestión que proporciona una guía para realizar auditorías cortas en los procesos (seguridad, orden y limpieza, estandarización del trabajo, calidad, medio ambiente…). Funciona como complemento, no sustituye a las auditorías de puesto de trabajo.

¿Cómo funciona?
Se utiliza un tablón, el cual contiene unas tarjetas que indican el lugar y detalles de cada auditoría Kamishibai. En el tablón queda reflejado el resultado y posibles acciones pendientes.
Las tarjetas pueden cogerse de forma aleatoria o con una secuencia.

¿Qué se necesita?
Saber qué hay que controlar. Definir los puntos a revisar por área y proceso.

Las principales ventajas de esta técnica son:

  • Fortalece la estandarización de las tareas entre diferentes turnos de producción.
  • Detecta y soluciona de forma ágil las no conformidades generadas.
  • Es una herramienta de confirmación sencilla y estándar.
  • Permite un control VISUAL claro.
  • A través de instrucciones sencillas, asegura que la confirmación se haga siempre de manera metodológica.
  • Es una herramienta que ayuda y manifiesta el apoyo de la Dirección a los procesos de planta de forma activa.

Es una herramienta, entre otras, de la filosofía Lean, que puede ayudar a las empresas a conseguir buenas prácticas en los distintos procesos y abordar los problemas en el momento que surgen y no sólo cuando sabemos que nos van a realizar una auditoría externa.

Lanzamiento de la herramienta

1. Elección del piloto Kamishibai

Será el responsable de diseñar y controlar el funcionamiento de la herramienta, calcular los indicadores y realizar los informes de la eficiencia de la actividad.

2. Diseño del sistema

  • Definir las tareas: de fácil aplicación sobre el terreno.
  • Listar integrantes: definir los integrantes para la realización de las actividades. Incluirá un miembro del CODIR.
  • Asignación de tareas, definir actividades: las tareas a controlar quedan reflejadas en las tarjetas Kamishibai. En ellas se plasma la actividad a realizar y el lugar a auditar. No deben tener una duración superior a 15 minutos.
  • Definir frecuencias: realizar un calendario.
  • Formación: a todos los participantes.
  • Diseñar el informe e indicadores de eficiencia: cada día hay que cumplimentar un informe donde se refleje la efectividad de la tarea realizada y las razones de la no conformidad. Las causas de no conformidades
    deberán ser tratadas de inmediato por el responsable al observarla y comentarlo en las diversas reuniones con sus equipos. Toda la información es recogida y gestionada en el tablero de marcha Kamishibai, situado en una zona de fácil acceso para todo el personal, con el propósito de poder comprobar la evolución de la actividad estudiada.
    Concretamente, el primer KAMISHIBAI implantado responde a los siguientes criterios:
    • TAREA: revisar la utilización de los EPI definidos en la ficha de seguridad de cada máquina.
    • INTEGRANTES: coordinadora de seguridad, coordinador de equipos, responsable de producción, un miembro del equipo de producción y un miembro del equipo de Dirección.
    • FRECUENCIA: diaria, duración no superior a 15 minutos

Con este Kamishibai se pretende, en primer lugar implicar a todo el personal, desde el Comité Directivo hasta el operario, de la importancia de la prevención de riesgos, concretamente en la utilización de los EPI.
En segundo lugar, se pretende controlar el uso de los EPI y dar aviso e informar a los trabajadores que no cumplan con las obligaciones o hagan un uso incorrecto de las protecciones.
Finalmente, se quiere asegurar que las fichas de seguridad de cada puesto de trabajo, donde se indican los riesgos y medidas preventivas a seguir conforme a la evaluación de riesgos del puesto, está actualizada, y especifica de manera correcta qué EPI utilizar en cada caso.

Ejemplo de ficha de seguridad:
Hutchinson
Como se ha comentado anteriormente, el KAMISHIBAI es una herramienta muy potente, aplicable a cualquier área que se desee controlar; por lo que si el sistema obtiene buenos resultados en la fase piloto que acabamos de arrancar, se aplicará en un futuro en distintas áreas que, concretamente en el ámbito de prevención de riesgos pueden ser, por ejemplo, desde el control del funcionamiento de protecciones colectivas, al etiquetaje de productos químicos o el estado de orden y limpieza del puesto de trabajo.

Evaluación de la eficacia

Los resultados obtenidos han sido satisfactorios con una implicación total de los integrantes del equipo.
Se han detectado 0 no conformidades en el uso de los EPI por parte de los trabajadores auditados, y se han actualizado un total de 33 fichas de seguridad obsoletas.
Desde la implantación de esta herramienta se observa un mejor comportamiento en el uso de los EPI y no se ha registrado ninguna cura o accidente debido a su falta de utilización o uso incorrecto.

Fuente: Asepeyo y PrevenControl.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*



He llegit i accepto la Clàusula de Consentiment.

Simple Share Buttons