Buenas prácticas preventivas: Adaptación de puestos de trabajo para aumentar la empleabilidad en el Grupo PSA

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

 Escucha la lectura de este artículo

 

El Grupo PSA es un fabricante europeo de automóviles, líder de fabricación y ventas en España, en donde cuenta con tres instalaciones productivas: Vigo, Villaverde (Madrid) y Figueruelas (Zaragoza) que dan trabajo a más de 10.000 personas.

La capacidad productiva de la compañía en España es de 555.000 vehículos, según datos de 2016.

A nivel preventivo, el Grupo siempre ha destacado por su buen hacer en España, hasta el punto de que en 2011 la multinacional decidiera exportar a todas sus fábricas el modelo de la factoría de Vigo en cuanto a seguridad y salud laboral, que en aquella época permitió bajar la siniestralidad a un ritmo del 25% anual.

En esta ocasión hemos querido destacar una buena práctica en gestión de la edad en la organización, que además ha sido galardonada por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) en los Healthy Workplaces Good Practice Awards 2016-2017.

El envejecimiento de la mano de obra en Europa plantea una serie de desafíos para el Grupo PSA: es probable que un mayor número de empleados experimenten limitaciones en las funciones que pueden desempeñar como consecuencia de condiciones físicas o psicosociales; y una vida laboral más larga puede significar una exposición más prolongada a los riesgos. Además, la edad media de los trabajadores de la línea de producción -donde la carga de trabajo física es especialmente alta- es mayor que en el resto de la empresa. El envejecimiento de la mano de obra puede crear desafíos organizacionales, ya que los empleos tendrán que adaptarse a los trabajadores de acuerdo con las necesidades individuales.

En la planificación para abordar esta cuestión, el Grupo PSA adoptó un enfoque colaborativo en el que participaron tanto los consultores de diseño, como los servicios médicos y departamentos de recursos humanos, equipos de ergonomía y los directores de producción. El equipo concluyó que era necesario adaptar el trabajo a las personas y evaluar los riesgos persona a persona, teniendo en cuenta las capacidades físicas de cada trabajador, así como eliminar o reducir al máximo la carga y los esfuerzos físicos.

A partir del establecimiento de perfiles de edad, la cualificación profesional de cada persona y la estructura organizativa de la empresa, se diseñó un modelo dinámico y transversal de gestión del empleo en el que participan los distintos departamentos implicados. Estos equipos multidisciplinares tratan aspectos como la utilización de equipos, el diseño y las restricciones de los puestos de trabajo, las tecnologías de asistencia a la reducción de la carga física de trabajo, la rotación y redistribución del personal y el adecuado diseño ergonómico de herramientas, equipos de trabajo y mobiliario. El modelo también contempla la existencia de canales de participación de los propios empleados.

Como eje principal de este modelo dinámico se introdujo un sistema de rotación de trabajo con el objetivo de minimizar el estrés tanto físico como mental. La implantación de este sistema también supuso una mejora de la empleabilidad de las personas con limitaciones físicas, permitiendo mejorar la capacidad de los trabajadores para adaptarse a los cambios, que es particularmente importante para muchos trabajadores de edad.

El principio básico de los cambios realizados en la estructura de trabajo era asegurar que cada tarea se pudiera llevar a cabo por el mayor número posible de trabajadores, sin importar las limitaciones físicas, lo que propicia una versatilidad entre los mismos, vital para mantener habilidades y aumentar empleabilidad.

En definitiva, se trataba de facilitar a cada trabajador un puesto adecuado a sus competencias y capacidades según su edad. Como resultado se consigue un menor índice de bajas laborales y de absentismo para la empresa, mayor productividad, y se posibilita la transferencia de conocimientos y mayor reserva de talento y capacidades de los trabajadores con más experiencia.

Resultados obtenidos:

  • El Grupo PSA pone el respeto a los trabajadores en el centro de su enfoque.
  • La dirección estaba plenamente comprometida y los representantes de los trabajadores estaban involucrados desde el principio.
  • A las personas con capacidades restringidas se les ofreció soluciones personalizadas que tuvieron en cuenta sus características físicas y psicosociales.
  • Se llevó a cabo una evaluación de las capacidades de los trabajadores y de las necesidades físicas de determinados trabajos. Este mapping permitió a recursos humanos examinar todos los puestos de trabajo dentro de la empresa para encontrar puestos adecuados para los trabajadores cuya capacidad de trabajo estaba limitada por un factor físico o psicosocial.
  • Se están realizando mejoras continuas en el diseño ergonómico y las prácticas de seguridad y salud.

Fuente: PrevenControl y Healthy Workplaces Good Practice Awards 2016_2017 booklet

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*



He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento.

Simple Share Buttons