El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

El diseño responsable pude definirse como aquel que incorpora, además de los aspectos tradicionales (costes, calidad, estética, funcionalidad, etc.), los aspectos sociales y ambienales para la búsqueda de una solución en cualquier campo satisfaciendo las necesidades de los consumidores y generando a la vez un impacto positivo en la sociedad actual y futura, así como en el medio ambiente.

Fue Victor Papanek (1923-1998), diseñador y educador nacido en Viena, el primero en promover y defender un diseño responsable. Basa su planteamiento en el diseño para un mundo real concebido como acción mediante la cual es posible cambiar el mundo.

Para Papanek “durante los últimos tiempos, el diseñador ha satisfecho solamente necesidades y deseos pasajeros, descuidando las verdaderas necesidades del hombre” o como dice Paul Polak (psiquiatra y fundador del International Development Enterprises) desde otra perspectiva la mayoría de los diseñadores del mundo centran todos sus esfuerzos en el desarrollo de productos y servicios exclusivamente para el 10% de los clientes potenciales de todo el planeta. Es necesaria una revolución en el diseño para poder alcanzar al otro 90%”.

En muchas ocasiones hemos oido justificar los problemas sociales y ambientales actuales aduciendo a que  hay demasiada gente en el planeta, pero como constatan William McDonough y Michael Braungart, autores del libro Cradle to Cradle,todas las hormigas del planeta, en conjunto, tienen una biomasa mayor que la de los humanos. Las hormigas han sido increíblemente trabajadoras durante millones de años. Sin embargo, su productividad nutre las plantas, los animales y la tierra. La industria humana lleva en pleno apogeo poco más de un siglo, sin embargo, ha provocado un descenso en casi todos los ecosistemas del planeta“.

Por tanto, el problema no es que seamos muchos y que vivamos en una sociedad de consumo, el problema es como se diseñan los productos y servicios que consumimos. Citando de nuevo a Papanek, el diseño tiene que ser un utensilio innovador, altamente creativo e interdisciplinario, que responda a las verdaderas necesidades del hombre. Ha de estar orientado a la investigación y es preciso que dejemos de deshonrar a la misma tierra con objetos y fabricaciones pobremente diseñadas“.

Un ejemplo de diseño responsable es el proyecto “Un litro de luz” promovido por la organización MyShelter Foundation que busca llevar iluminación a los hogares de las zonas más vulnerables del mundo y que se inició en 2011 en Filipinas. El mecanismo de alumbrado que utiliza “Un Litro de Luz” fue creado por Alfredo Moser, mecánico e inventor brasileño, y un grupo de estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), y consiste en la creación de una bombilla artesanal, que oscila entre 40 y 60 vatios, a partir de una botella de plástico llena de agua y cloro que una vez instalada en el tejado de una vivienda provee iluminación a su interior durante el día gracias al proceso de refraccion.

Otro ejemplo a destacar es el ideado por los miembros del Studio Swime en Londres, que ante la problemática de las grandes cantidades de plástico en nuestros mares –13.000 trozos por cada kilómetro cuadrado según datos proporcionados por la ONU-, propusieron a marineros locales una forma de reciclarlo aprovechando sus tiempos muertos a bordo, enseñándoles a fabricar unos taburetes sencillos de distintos colores a partir de los plásticos que se quedaban enganchados a sus redes.

Como último ejemplo, una idea llamada Hippo Roller inventada por dos ingenieros sudafricanos: Pettie Petzer y Johan Jonker, que ante la problemática del dificil acceso a agua en determinadas comunidades, diseñaron un barril pensado para rodar por terrenos difíciles usando una simple manilla de empuje que permite transportar más cantidad de agua con menor esfuerzo en un solo viaje, mejorando las condiciones de vida de quienes normalmente realizan estas tareas: las mujeres y los niños.

Aunque esta perspectiva no se alinea con la cultura empresarial de producir poco maximizando el margen, tener en cuenta a ese “otro” 90% del mercado  puede constituir una gran oportunidad y un increible nicho para incrementar beneficios. Tal y como argumenta Polak, si una empresa es capaz de diseñar para personas que ganan menos de 1 dólar diario, entonces puede alcanzar tremendas ganancias. Si además ese diseño mejora las condiciones de vida de esas comunidades y se realiza tomando como ejemplo los ciclos cerrado de materiales presentes en los ecosistemas seremos capaces de cambiar el mundo. Ese es el reto.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*

1 comment

  1. Joaquim Ruiz Ventura

    Un interesante articulo.



He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento.

Simple Share Buttons