Este pasado verano conocíamos la noticia que KERAD GAMES, empresa del futbolista del Barça Gerard Piqué, cerraba la persiana después de 6 años en el mundo de los videojuegos online. Uno de los motivos que trascendió como causa de la liquidación de la empresa fue, aparte de las pérdidas acumuladas, la imposibilidad de afrontar la enorme inversión que la sociedad debía realizar para adecuar su actividad al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). La noticia nos da una idea del impacto del RGPD en las empresas que tienen todo o parte de su core business centrado en el desarrollo de software.
Continuar leyendo...