Año nuevo: 2014 personas superando el aforo.

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

El plan era empezar el año a lo grande y, en cierto modo, así fue: amplio local (una fábrica justo al lado de Plaza España, en Barcelona), gran plan (barra libre y música hasta la luz del día) y una enorme aglomeración de gente.

Aún así, lo que empezó siendo una prometedora noche acabó en desalojo por parte de la Guardia Urbana. Un miembro del cuerpo de seguridad me explicó que el aforo superaba en más del doble el máximo permitido (1500 personas) y entonces hice una cronología rápida de cómo había ido la noche…

s12dp001

Llegamos. En la entrada, mucha gente agolpada con el vaso de plástico en alto (el vaso era la entrada). En Nochevieja, la hora crítica de afluencia de gente en estos sitios va de 02:30 a 03:45. Así pues, de momento nada extraño: es fin de año y mucha gente sale a celebrarlo.

El primer aviso de que algo iba mal me lo dio el guardarropía. Una masa de gente, chaqueta en mano, bloqueaba el paso al resto de asistentes que pretendía entrar. Una amiga tuvo que esperar 20 minutos para poder librarse de su abrigo.

Una vez dentro, el segundo aviso me lo dio la barra: multitud de gente joven esperando a poder beber la primera copa de la noche. La barra se situaba muy cerca de la entrada principal a la sala de baile, con lo que no tardó en producirse un cuello de botella que llevó de cabeza al escaso staff de seguridad. Por mi parte, aguanté el tipo lo mejor que pude durante un cuarto de hora y, una vez fuera de la sedienta marea humana, copa en mano, hice un chequeo rápido de dónde me había metido:

  • Falta de extintores portátiles: Desde mi punto de vista no logré divisar ninguno. Más tarde encontré dos, uno en cada punta de la sala. Ninguno de ellos señalizado.
  • Si existía sistema de alarma de incendio, no lo vi.
  • El local no estaba adaptado para personas con movilidad reducida. Desde el escalón de la entrada (prohibido por ley para locales de pública concurrencia con más de 250 personas según la normativa catalana de accesibilidad) a la inexistencia de lavabos adaptados, que eran del tipo cubículo de plástico que suelen usarse en conciertos. La entrada de acceso consistía en una rampa que no disponía de elementos de apoyo como un pasamano.
  • Falta de un plan de emergencia. El local de la fiesta iba a ser, en principio, en un hotel. Tuvieron que buscar otro a dos días de fin de año porque la policía llamó avisando de que el hotel no contaba con la licencia necesaria para tal evento. Con tan poco tiempo de margen, con todos los preparativos aún por hacer (traslado del equipo de música, bebidas, montaje de la barra, adaptación de espacio…) dudo mucho de que el organizador dispusiera de un plan de emergencias para el establecimiento, al que se le está dando un nuevo uso.
  • En Cataluña, el Decreto 82/2010 obliga a locales de espectáculo de más de 2000 personas (doy fe que esa cifra se superó) a disponer de una unidad de soporte vital intermedio, esto es, una UCI móvil. Ni rastro.
  • La mismo ocurre con el requisito de disponer de un equipo de primera y otro de segunda intervención ante incendios. Incluso habiendo personal formado para ello, éste no habría contado con equipos de extinción de incendios suficientes.
  • Falta de sistemas de criba de gente en los accesos a las tres salas de baile (sólo lo hubo en horas punta).
  • El staff de seguridad era insuficiente: 4 vigilantes, dos de los cuales estaban en la puerta. No disponían de “walkies” con los que comunicarse.

Éstas son algunas de las carencias que recuerdo, que para ser Nochevieja, son bastantes. La mayoría vulneran la ley en cuanto a medidas de seguridad en establecimientos de pública concurrencia. Por esa razón, el organizador del evento se enfrenta a una multa de entre 60.000 y 100.000 euros y sus cuentas han sido embargadas.

La actuación de la Guardia Urbana fue la adecuada: evitando riesgos adicionales en la evacuación de los asistentes e informando de la causa del desalojo.

Aún así, no ha trascendido en los medios de comunicación que se han registrado fiestas ilegales en Barcelona en fin de año… Donde sí se han hecho eco los medios es en Madrid, donde se han desalojado seis locales, también por exceso de aforo.

Pasan los años y los errores se mantienen.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*



He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento.

Simple Share Buttons