Agentes, procedimientos o condiciones de trabajo que pueden influir negativamente en la salud de las trabajadoras embarazadas o del feto

El tiempo estimado de lectura es de menos de 1 minuto

En este post nos gustaría completar la información que ya os dimos en un post publicado anteriormente, llamado “Trabajadora embarazada ¿Qué debe hacer la empresa?

Concretamente la información que os añadiremos es qué agentes, procedimientos o condiciones de trabajo pueden influir negativamente en la salud de una trabajadora embarazada o en su feto.

Como ya os explicamos, la situación de embarazo, requiere de una especial protección en el ámbito de la seguridad y la salud en el trabajo, y por ello es imprescindible realizar una evaluación de riesgos adicional, en la que se debe establecer el perfil del riesgo correspondiente a la trabajadora en cuestión en función de sus condiciones. Esta evaluación deberá determinar la naturaleza, el grado y la duración de la exposición de la trabajadora en situación de embarazo a agentes, procedimientos o condiciones de trabajo que puedan influir negativamente en su salud o en la del feto.

Para identificar los riesgos contamos con un primer documento de identificación de peligros o factores de riesgos, que podemos encontrar en la legislación aplicable, concretamente en los anexos VII y VIII del RD 298/2009 de 6 de marzo, por el que se modifica el Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención, en relación con la aplicación de medidas para promover la mejora de la seguridad y de la salud en el trabajo de la trabajadora embarazada, que haya dado a luz o en período de lactancia:

  • Anexo VII: Lista no exhaustiva de agentes, procedimientos y condiciones de trabajo que pueden influir negativamente en la salud de las trabajadoras embarazadas o en período de lactancia natural, del feto o del niño durante el período de lactancia natural.
  • Anexo VIII: Lista no exhaustiva de agentes y condiciones de trabajo a los cuales no podrá haber riesgo de exposición por parte de trabajadoras embarazadas o en período de lactancia natural.

Además, existe un segundo documento “Guía de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, SEGO, Riesgo Laboral y embarazo”, publicada en el 2008, en la que se listan de manera no exhaustiva algunos de los riesgos y factores de riesgo laborales que pueden suponer un riesgo para la salud de las mujeres embarazadas, que han dado a luz recientemente o en periodo de lactancia.

Revisando estos dos documentos nombrados, podemos listar de forma no exhaustiva los siguientes agentes, procedimientos y condiciones que deberemos contemplar al realizar la evaluación de riesgos:

Agentes físicos:

Algunos agentes físicos que pueden existir en diferentes puestos de trabajo y que debemos tener en cuenta son:

  • Choques, vibraciones, movimientos de desplazamiento y posturas. Pueden aumentar el riesgo de desprendimiento de placenta o riesgo de parto prematuro, así como incrementarse los dolores musculares o los problemas vasculares. Según la guía SEGO se establecen una serie de recomendaciones sobre en qué semana se debe dar el cese de la exposición a estos factores. A continuación se muestra una tabla con varios ejemplos.

  • Manipulación manual de cargas pesadas. Pueden aumentar el riesgo de desprendimiento de placenta o riesgo de parto prematuro. Según la guía SEGO se establecen una serie de recomendaciones sobre en que se mana se debe dar el cese de la exposición a estos factores. A continuación se muestra una tabla con varios ejemplos.

  • Pueden producirse daños en el oído del feto por exposición aguda de intensidad acústica momentáneamente altao por exposición prolongada a largo plazo. Según la guía SEGO se recomienda retirar a la trabajadora embarazada de condiciones de ruido de más de 80 db a partir de la semana 20 o 22.
  • Frío o calor extremos. Las embarazadas presentan una tolerancia menor al calor y son más propensas a los desmayos o al estrés debido al calor. Además pueden agravarse problemas vasculares que pueden afectar al feto. También el trabajo en condiciones de frío extremo puede resultar peligroso para la mujer embarazada y para el feto. La guía SEGO recomienda retirar a la trabajadora embarazada de los puestos con temperaturas >36ºC o < 0ºC.

A parte existen una serie de agentes físicos, a los cuáles, no podrá haber riesgo de exposición por parte de trabajadoras embarazadas o en período de lactancia natural, estos son:

  • Radiaciones ionizantes. Puede causar daños en el feto (enfermedad radiante, daños cutáneos, cáncer, daños en material genético).
  • Atmosferas de sobrepresión elevada (locales a presión, submarinismo). Las personas que trabajan en atmósferas de sobrepresión corren peligro de contraer la enfermedad del buzo, las mujeres embarazadas corren un riesgo mayor de verse afectadas y además su terapia es muy perjudicial para el feto.

Agentes biológicos:

Los agentes biológicos o las medidas terapéuticas necesarias para tratar las enfermedades causadas por estos, pueden poner en peligro la salud de la trabajadora embarazada o del feto. Estos agentes biológicos están clasificados dentro de los grupos de riesgo 2, 3 y 4, según la clasificación de los agentes biológicos establecida en el RD 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo. Ejemplos de estos agentes son la hepatitis B, la hepatitis C, el HIV, la tuberculosis, la varicela.

A parte existen una serie de agentes biológicos, a los cuáles, no podrá haber riesgo de exposición por parte de trabajadoras embarazadas o en período de lactancia natural, salvo si existen pruebas de que la trabajadora embarazada está suficientemente protegida contra estos agentes por su estado de inmunización. Estos agentes figuran en el anexo VIII del RD 298/2009. Entre ellos se encuentran el parásito Toxoplasma y el virus de la rubeola.

Agentes químicos:

Los agentes químicos pueden afectar a la salud de la mujer embarazada, dañar el desarrollo embrionario y fetal y/o dañar la salud de los hijos e hijas de trabajadoras expuestas debido a la exposición prenatal o durante la lactancia. Estos agentes químicos son:

  • Sustancias etiquetadas como H351, H350, H340, H350i, H341, H361f, H361d y H361fd, en la medida en que no figuren todavía en el anexo VIII. La guía SEGO recomienda apartar a la trabajadora embarazada y lactante de los puestos de trabajo con presencia de estas sustancias.
  • Agentes químicos que figuran en los anexos I y III del RD 665/1997 sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes cancerígenos durante el Trabajo. La guía SEGO recomienda apartar a la trabajadora embarazada y lactante de los puestos de trabajo con presencia de cancerígenos.
  • Mercurio y derivados. La guía SEGO recomienda apartar a la trabajadora embarazada y lactante de los puestos de trabajo con presencia de estas sustancias.
  • Medicamentos antimitóticos. La guía SEGO recomienda apartar a la trabajadora embarazada y lactante de los puestos de trabajo con presencia de estas sustancias.
  • Monóxido de carbono. La guía SEGO recomienda apartar a la trabajadora embarazada y lactante de los puestos de trabajo con presencia de estas sustancias.
  • Agentes químicos peligrosos de reconocida penetración cutánea. La guía SEGO recomienda apartar a la trabajadora embarazada y lactante de los puestos de trabajo con presencia de estas sustancias.

A parte existen una serie de agentes químicos, a los cuáles, no podrá haber riesgo de exposición por parte de trabajadoras embarazadas o en período de lactancia natural, estos son:

  • Sustancias etiquetadas R60 y R61, o etiquetadas como H360F, H360D, H360Fd y H360Df.
  • Sustancias cancerígenas y mutágenas incluidas en la tabla 2, relacionadas en el “Documento sobre límites de exposición profesional para agentes químicos en España” publicado por el INSHT.
  • Plomo y derivados en la medida en que estos sean susceptibles de ser absorbidos por el organismo humano.

Procedimientos o condiciones de trabajo

Además de los agentes vistos anteriormente, se enumeran una serie de procedimientos o condiciones de trabajo que deberían evitarse en trabajadoras embarazadas, son los siguientes:

  • Evitar el trabajo nocturno o trabajo a turnos.
  • Trabajo aislado (en solitario).
  • Evitar los procedimientos Industriales que figuran en el anexo I del RD 665/1997 sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes cancerígenos durante el Trabajo. Estos procedimientos son:
    • Fabricación de auramina.
    • Trabajos que supongan exposición a los hidrocarburos aromáticos policíclicos presentes en el hollín, el alquitrán o la brea de hulla.
    • Trabajos que supongan exposición al polvo, al humo o a las nieblas producidas durante la calcinación y el afinado eléctrico de las matas de níquel.
    • Procedimiento con ácido fuerte en la fabricación de alcohol isopropílico.
    • Trabajos que supongan exposición a polvo de maderas duras.
  • Prohibir los trabajos de minería subterráneos.
Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*