Acúfenos e hiperacusia, dos trastornos propios de los profesionales de la música

El tiempo estimado de lectura es de 4 minutos

Muchas veces se presentan juntos (40%), otras lo pueden hacer por separado, pero, sin ser trastornos graves, acúfenos e hiperacusia  imprimen a quien los sufre un fuerte impacto en sus hábitos y necesitan de un esfuerzo importante para adaptarse a ellos. Y no sólo los afectados, sino también todo su entorno inmediato, familia, amigos y compañeros de trabajo. Su origen puede ser muy diverso y complejo, no se puede relacionar en absoluto con un solo factor desencadenante, pero son el acompañante de muchos profesionales de la música, no solamente músicos, sino también técnicos e ingenieros de sonido, DJ y actores. Cualquier profesional del espectáculo está expuesto, debido a su profesión, a un riesgo mucho mayor que la media de población. También sucede que muchos no lo hacen público, sus implicaciones psicológicas son importantes y eso hace que muchos afectados opten por no hablar de ello, una forma de olvidarse. Por tratarse de procesos de difícil curación, los afectados pueden necesitar ayuda de tipo psicológico o psiquiátrico. tinnitus_ear_ringingPara entender un poco la problemática especial que rodea la prevención del riesgo de dichas dolencias, hay que hacer notar una casi nula percepción del riesgo que nos encontramos por parte de los profesionales y de su entorno. En primer lugar porque no es un riesgo universal, eso es, porque la mayor parte de las personas no son sensibles al riesgo, y en segundo lugar, porque en los casos en que se desarrollan estas dolencias principalmente sucede sólo después de varios años de exposición al riesgo de forma continuada. No es algo inmediato, y por lo tanto no se percibe como circunstancial. A efectos prácticos, muchas empresas actúan como si no existiera ningún tipo de riesgo, no se tiene en cuenta. Phil CollinsSin embargo músicos conocidos como Bono, Eric Clapton, Bob Dylan, George Harrison, Cher y Neil Young, al estar expuestos de forma continua a la presión acústica de la música amplificada de los altavoces en escenarios, salas de ensayo y estudios de grabación han desarrollado acúfenos que les afectan en mayor o menor grado. Los baterías Lars Ulrich (Metallica) i el propio Phil Collins han debido modificar su actividad musical o bien utilizando protecciones acústicas especiales o bien, en el caso de Collins, abandonando prácticamente los escenarios. Toda una página de la música no tan bonita que no se conoce de la misma forma que conocemos a sus protagonistas. Lo que ha sucedido es, en todos los casos, que cuando ha llegado el problema ya era demasiado tarde para actuar. En España puede haber del orden de 1,8 millones de afectados por acúfenos, podemos suponer que un 40% de ellos sufren también de hiperacusia. De todos ellos, en una quinta parte, es decir, en unos 360.000, la dolencia se manifiesta de forma plenamente invalidante, es decir el sonido percibido tiene una intensidad tal que impide cualquier actividad ordenada, con un deterioro importante de la percepción sensorial y de las relaciones sociales. Evidentemente que no todos los afectados son músicos o profesionales del escenario, ya que estas dolencias castigan a toda la población y existen otros grupos de riesgo. La prevención del riesgo consiste básicamente en el uso, entre otras medidas, de los limitadores de sonido, aparatos que controlan la presión acústica para que no sobrepase un cierto umbral de control de decibelios. Dichos aparatos vienen usándose de forma satisfactoria en la mayor parte de las salas de conciertos y de baile, discotecas, salas de fiestas, etc. Los técnicos de sonido profesionales los conocen perfectamente. Sin embargo todo cambia de forma sustancial cuando los espectáculos se celebran en escenarios móviles. Especialmente en época veraniega, las actuaciones invaden toda la geografía llegando hasta el más recóndito de los pueblos, celebrando fiestas patronales, bien sea al aire libre o en locales cerrados. Conciertos, fiestas, discotecas móviles, etc. se celebran en recintos muy mal acondicionados acústicamente o simplemente, sin ningún tipo de corrección acústica: polideportivos, teatros, locales de asociaciones y demás. La falta del control adecuado de los decibelios permite que las músicas retruenen a su completo albedrío, resultado muchas veces de la sensación vivencial del responsable de sonido de que como “más caña”, pues más emoción. No pasa nada, al menos a corto plazo generalmente no pasa nada. Litus19 La problemática se enfrenta, pues, a unas coordenadas difíciles, y desde que los ayuntamientos han ajustado presupuestos de música a la baja (muy a la baja), pues cualquiera vale para pinchar cuatro temas. Los eventos son esporádicos, a horarios que normalmente no se consideran laborables, muchos en días festivos y las empresas que los realizan son itinerantes, free-lance, gente muchas veces muy joven que por cuatro duros se sacan un extra el fin de semana. Y el riesgo, por supuesto, afecta por igual al profesional que a todo el público asistente los eventos, aunque el profesional sufre muchas más horas de exposición. En general acúfenos e hiperacusia en este colectivo son fenómenos poco conocidos pese a la importancia que tienen y se les presta socialmente menos atención de la que se debiera. La información sobre sus características, etiología, tratamiento y profilaxis circula solamente en medios especializados o en grupos o asociaciones de afectados. El público general los ignora prácticamente.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*

3 comentarios

  1. Rina

    Increible lo que leo en este artículo!!! cómo que la hiperacusia es incurable!!! eso es completamente falso!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  2. Rina

    Cómo que la hiperacusia es incurable!!! eso es completamente falso!! la hiperacusia claro que se cura!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    • Jesús N.

      ¿Puedes explicarnos como se cura la hiperacusia entonces? o cuales serían tus fuentes para darnos una mejor respuesta. Soy músico y no puedo tocar sin protección. La batería me produce dolor de cabeza, y el volumen alto en general.



He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento.

Simple Share Buttons