El tiempo estimado de lectura es de 6 minutos

En España se prohibió fumar en trenes y autobuses, hospitales y centros de enseñanza, en 1988. Progresivamente, en 1992 y 1999 se restringió más la permisividad con el tabaco, alcanzando la veda al humo del tabaco los aviones de vuelos comerciales y autocares. En 2005 llegó la ley que prohibía fumar en los centros de trabajo y limitaba el tabaco en bares y restaurantes; hasta que en 2011 se prohibió ya fumar en hostelería en ninguno de los casos. Todo un trayecto de 23 años el cual indica una vía de prevención que se ha demostrado efectiva en la mejora de la salud pública. La administración es quien ha tomado la iniciativa pero también quién establece los controles y las sanciones. No basta legislar, hay que controlar efectivamente y sancionar aquellos casos en que se incumpla la norma.

Otras alternativas no tuvieron el mismo éxito, las prohibiciones por exceso de velocidad de los vehículos que circulan por las vías públicas no han sido efectivas hasta el momento en que oportunamente aparecieron instrumentos de control preciso, los radares, y lo mismo podemos decir con la alcoholemia y sus medidores. Campañas de comunicación como “si bebes no conduzcas” o la “bandera blanca, no más accidentes” se demostraron inefectivas o muy poco efectivas.

Pensar que se puede “educar” en prevención al público de forma generalizada resulta también complejo. Avenidas transitadas con alta siniestralidad donde se instalaron radares de forma efectiva, reduciendo positivamente accidentes, han dejado de ser seguras en el momento en que se han retirado los radares o han dejado de funcionar (la gente lo sabe, se da cuenta), y la autoridad ha necesitado volver a colocar el sistema de control. Aunque quizá algunos conductores hubieren aprendido y asimilado la “educación”, otros, quizá unos pocos, no la asimilaron de forma suficiente, y estos últimos generan riesgo y accidentes.

Parece ser, pues, que más que por la capacidad de comunicación, que debe existir, la efectividad se mide por el control y la intervención de la administración legislando y ejerciendo el control.

Prevención en nutrición

Sin embargo los parámetros de control no son todos mensurables fácilmente y escapan de poder aplicar esquemas simples. Controlar la nutrición de la población es algo con un grado de complejidad mucho mayor. No representa ninguna novedad porque es más antiguo que los controles citados anteriormente, pero las circunstancias requieren mayor precisión y más amplia aplicación.

news-graphics-2007-_647979a

La OMS y la WCRF (World Cancer Research Fund) así lo han entendido y han desplegado una serie de políticas y estrategias a nivel mundial para conseguir efectividad en la lucha contra el cáncer y, en general, todas las NCDs (Non Communicable Diseases), enfermedades no transmisibles. En dichas políticas se incide en varias piezas clave en la prevención:

  • Limitar la publicidad de determinados mensajes de productos poco saludables para el público
  • Promover medidas de tipo fiscal para penalizar aquellos productos que contienen azúcar (está en estado muy precario).
  • Reglamentar la alimentación de los niños en sus diferentes fases: preescolar, infantil, enseñanza básica obligatoria…, incluyendo la fruta diaria en la misma escuela, entre otras medidas.
  • Sustituir importaciones de verduras y frutas por productos frescos de proximidad, adaptar la dieta a los productos locales, especialmente en comedores escolares.
  • Dar preferencia a productos de agricultura y ganadería ecológicas
  • Promocionar adecuadamente la lactancia materna con campañas de comunicación adecuadas.
  • Promover programas (y leyes) para la reducción del consumo de sal, activas ya en 30 países.
  • Políticas de reducción de grasas hidrogenadas, activas ya en 15 países.
  • Promover legislaciones que den soporte a la madre lactante en su entorno de trabajo y aumentar hasta seis meses (2025) la baja o permiso de maternidad establecido legalmente para las madres lactantes.
  • Reglamentar por ley el adecuado etiquetaje de los productos alimentarios.
  • Promover legislaciones que faciliten el ejercicio físico en las proximidades de los centros de trabajo y en los entornos escolares.

Trans-Fat-free-Construction

 

organic-living-trans-fats-french-fries

Patatas fritas libres de grasas hidrogenadas

Prevención en la cadena de valor

Cuando vamos a comer al restaurante, en la situación actual, hasta cierto punto, debemos hacer un acto de fe para creer que los distintos alimentos que nos sirven dan las garantías adecuadas. En realidad, el plato que comemos escapa al control del proceso que tiene lugar en la cocina del restaurante, ni siquiera de sus proveedores directos; existe toda una cadena que, ¡ay! demasiadas veces se mueve por aquello que resulta más económico, a tenor de servir un menú a precio lo más competitivo posible. ¿Quién no se ha quejado del precio del menú escolar? En realidad ni siquiera el agricultor se encuentra en el inicio de la cadena. Cabe ver la garantía que ofrece la semilla que está sembrando. Entramos, pues, de lleno en los temas de la trazabilidad de los productos, garantía de calidad, control alimentario. Muy complejo, un seguimiento no fácil y un control seguro que escapa a un mero agente o un instrumento de medición.food-value-chain-usda

Hacia dónde nos dirigimos

La prevención del cáncer, desde el ángulo económico, puede resultar inasumible por la extensión de epidemia que esta enfermedad adquirirá dentro de un horizonte no muy lejano de apenas 20 años, simplemente por el envejecimiento de la población, entre otras causas. Trazar una política preventiva eficaz resulta lo más sensato y lo más económicamente asumible, empezando por los lactantes y haciendo las cosas bien hechas. No tiene sentido vivir media vida de juventud exprimiendo la salud en forma de abuso o simplemente de descuido para luego crear una población dependiente de un cuidado sanitario insostenible. Y todo esto no es válido solamente para el cáncer.

Necesitamos acorralar al cáncer con prevención, eso está claro. La eficacia real en la prevención va a pivotar –está empezando a pivotar ya- en los profesionales de la prevención que disponen de herramientas administrativas, control sanitario, formación, tecnología y soporte tecnológico adecuados para poder hacer frente a la complejidad que conlleva controlar, corregir, y sancionar donde sea necesario; la dieta, la seguridad alimentaria y los protocolos. Se ha empezado ya por legislar en el tema de las alergias alimentarias y la obligación de informar en restaurantes y hostelería. Las empresas de cáterin para centros escolares tienen que poder servir menús para niños con celiaquía, alergias alimentarias al huevo, la lactosa, etc. Barbados, Chile, Finlandia, Francia, Polinesia francesa, Hungría, Islas Mauricio, México, Samoa, Tonga, y EUA ya han establecido fiscalidades especiales para bebidas y productos que contienen bien azúcar, bien endulzantes artificiales (aspartamo, maltitol, sacarina,…) los cuáles se consideran peores para la salud que el propio azúcar. España se queda atrás. Pero esto sólo es el principio, con el tiempo la complejidad resultará inabordable por medios tradicionales y habrá que aplicar tecnologías informáticas especializadas, al tiempo.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

Dejar un comentario

*

Nombre y apellidos (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono de contacto

Asunto (requerido)

Mensaje (requerido)

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento


Simple Share Buttons