El tiempo estimado de lectura es de menos de 1 minuto

 Escucha la lectura de este artículo

 

En estos últimos posts hemos estado explicando las bases y principios que caracterizan al Human and Organizational Performance (HOP) y quizás muchos de vosotros lo vea como una tendencia complementaria (o incluso contraria) a la tradicional y más conocida metodología de Behaviour Based Safety (BBS) o también conocida por su denominación española, Seguridad  Basada en el Comportamiento (SBC).

Antes de exponer nuestras razones del por qué nos inclinamos por el cambio de pensamiento que supone el HOP frente al BBS, sí que me gustaría dejar claro la visión que tenemos del BBS (ya que del HOP ya os lo hemos comentado). Esta visión no surge sólo del ámbito teórico del BBS sino que emana sobremanera de las implementaciones, que con mayor o menor éxito, vamos viendo en las empresas de esta “filosofía”. Es decir, puede ser que haya diferencias entre lo que el BBS “dice” y lo que el BBS “hace”, pero los hechos están ahí y no son discutibles.

El BBS tiene sus fundamentos en la ciencia del comportamiento, en el análisis de la conducta. De forma muy resumida, la idea fundamental que subyace en ella es la de observar comportamientos (previamente identificados y definidos) y ver si éstos son o no inseguros. Estas intervenciones se conocen de forma general como Observaciones Preventivas de Seguridad y su objetivo es el trabajador de primera línea. Teniendo en consideración el modelo ABC (Antecedent-Behavior-Consequence) el Comportamiento es medible y observable y está de camino entre los Antecedentes y las Consecuencias. Con estas observaciones se busca modificar los antecedentes y las consecuencias para así conseguir un cambio de comportamiento en el individuo.

Una vez explicado esto, aquí van nuestras razones de preferencia del HOP frente al BBS:

1. Alcance del análisis: Individuo vs Organización

Si bien es cierto que la teoría del BBS habla de que esa observación que señalamos antes debe ser amplia, analizando los diversos “influenciadores” de los comportamientos (que vienen dados por las propias personas, el entorno y/o la organización), la realidad de las implantaciones de programas de BBS nos dice que su objetivo es casi único, el individuo. En la mayoría de las ocasiones se intenta forzar casi en exclusiva un cambio a nivel de trabajador individual.

Por el otro lado tenemos el HOP que pone el énfasis en trabajar los factores de soporte organizacional, ya que cree que éstos son los que más afectan al comportamiento individual de los trabajadores y que la organización debe alinearlos para que así sea más fácil para los trabajadores tomar decisiones seguras. La organización debe gestionar las influencias en el comportamiento humano, no solo pedirles a los trabajadores que cambien.

Es decir, para la BBS el comportamiento no deja de ser un input del sistema que genera un rendimiento determinado. Para el HOP es el sistema el que crea el comportamiento y por lo tanto éste es un output del sistema.

 “La culpa individual, sofoca el aprendizaje organizacional” Sidney Dekker

 

2. Dicotomía: Antecedentes vs Consecuencias

Como ya hemos dicho, el modelo ABC es la base principal de la BBS (no digo que sea la única). Y dentro de este esquema, en especial el “influenciador” Consecuencias (recompensas, sanciones, reconocimiento…). Pues todas las nuevas investigaciones (sobremanera las vinculadas con las neurociencias) no opinan lo mismo. Consideran que los Antecedentes son una herramienta más potente que las consecuencias, sobremanera en lo que se refiere a la permanencia en el tiempo. Incluso en muchos de nuestros estudios por ejemplo con neurotecnologías (como el eye-tracker) nos damos cuenta incluso de que si no conocemos el antecedente a un comportamiento podemos estar observando comportamientos adecuados y con consecuencias positivas pero que pueden suponer accidentes futuros, al no entender el porqué real del comportamiento de trabajador.

 

3. Rol del trabajador: de ser el gran problema a buena parte de la solución

Para la BBS la función e importancia del trabajador en todo este entramado no es la misma que para el HOP. Sin coincidir con la visión de alguno de nuestros colegas internacionales que critican abiertamente la postura del BBS de culpar de forma directa al trabajador de los actos inseguros (yo creo que esta imagen es consecuencia más de una deficiente implementación  del programa que el enfoque que en el fondo tiene el BBS), sí que no es menos cierto que la opinión que se tiene en el trabajador como solucionador o generador de los problemas es muy distinta en ambas metodologías.

El HOP considera al trabajador como el gran solucionador de problemas, no el único, pero sí el más importante. Y sólo aprendiendo de él y comprendiendo sus necesidades, podremos realizar un diseño de procesos seguros.
Para el BBS el trabajador sí que es el problema a resolver. Pero bajo las propias teorías del comportamiento humano del BBS, si abusamos del enfoque “error humano”, focalizando la culpa en la persona, ¿no estaríamos condicionando sus propios comportamientos hacia una posición defensiva de guardar silencio ante situaciones de riesgo? ¿Sólo toman decisiones de riesgo los trabajadores de primera línea?…

En resumen, a la hora de buscar soluciones, para el HOP el trabajador es el actor protagonista y para el SBC es un actor de reparto, ni siquiera diría yo que llegue a ser un actor secundario.

 

4. Accidentes: De la visión cero a la visión de lo inevitable

Para el HOP el error humano es inevitable y todo el mundo cometemos errores. Intentar eliminar la posibilidad del error humano es tanto como intentar eliminar la humanidad en los humanos. Por lo tanto, el objetivo es diseñar sistemas fuertes y/o lo suficientemente resistentes como para absorber esos errores sin provocar desviaciones (eventos, accidentes…).
Pues esta premisa hace cambiar por completo la actitud frente a los accidentes, ya que esta visión potencia por completo la proactividad frente a la desviación que “seguro que vendrá”. Además, este enfoque de que los accidentes no se pueden evitar y que tenemos que minimizar las consecuencias negativas, nos acerca más al mundo operativo. Como dice uno de los “padres” del HOP: “No se puede resolver la seguridad con más seguridad”. Así por lo general las herramientas “pre” nos obligan a reflexionar y analizar en mayor detalle (sobremanera por el rango de variables a considerar) la operativa que las herramientas “post”, hagamos uso de ellas.

“La seguridad no es la ausencia de desviaciones, la seguridad es la presencia de defensas” Todd Conklin

 

5. Coherencia con nuestra visión: Seguridad Basada en la Organización

Ya desde hace años hemos creído en la gran importancia que tiene el “mundo social” a la hora de explicar los comportamientos humanos. Esta afirmación que en el mundo del marketing es bastante evidente, no lo era tanto en el mundo laboral. Cuando empezamos a trabajar hace años en nuestra metodología de la Seguridad Basada en la Organización (SBO) tomando como punto de partida esta premisa, no habíamos oído hablar ni del Safety II, ni del Safety Differently y mucho menos del HOP. Y si que resulta curioso que ahora estemos viendo en ellos (en especial en el caso del HOP, que es el que más se asemeja a nuestra idea) conceptos  que siempre hemos defendido como el aprendizaje organizacional a través del aprendizaje con los trabajadores, la seguridad en positivo como acercamiento a los procesos operativos, la no defensa de los cero accidentes… y esto, para nosotros, ya es más que suficiente para creer en el HOP frente a la BBS.

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*