10 preguntas frecuentes sobre nanomateriales que debe saber un tecnico de prevención

El tiempo estimado de lectura es de menos de 1 minuto

1. ¿Es posible una exposición a nanomateriales en un centro de trabajo?

Sí.

Los más de 1.300.000 productos existentes en el mercado con nanomateriales incorporados abarcan muchos campos productivos: electrónica, material de construcción, textil, cosmética, alimentación, automoción, utensilios de cocina…y un largo etcétera.

Se sabe que la nanotecnología tiene impacto de origen laboral sobre los trabajadores.

2. ¿Existe obligación de identificar, evaluar y controlar los riesgos por exposición a nanomateriales?

Sí, sí y sí.

Como a cualquier otro producto, a los nanomateriales se le aplica la normativa general de seguridad existente en Europa y en España.

3. Pero… ¿existe regulación específica de seguridad sobre nanomateriales?

No.

Por no haber no hay ni definición oficial aprobada de nanomaterial. Actualmente hay una recomendación de deficinición de la Comisión Europea que será revisada este año 2014:

Por nanomateriales se entiende un material neutral, secundario o fabricado que contenga partículas, sueltas o formando un agregado o aglomerado y en el que 50% o más de las partículas en la granulometría numérica presente una o más dimensiones externas en el intervalo de tamaños comprendidos entre 1 nm y 100 nm”

Tampoco existen valores límite de exposición ocupacional aprobados.

4. Entonces, ¿estoy obligado yo y mi empresa a actuar frente al riesgo por exposición a nanomateriales?

Sí.

La actual situación de vacío legal específico no justifica que no debas actuar. En el uso de tu responsabilidad profesional, ante el riesgo de la exposición a nanomateriales debes aplicar un principio de precaución.

Además, la regulación llegará en un futuro. Llegado el momento, se exigirá algún tipo de responsabilidad a las empresas y profesionales que no hubieran actuado. Que no te lo cuenten!.

5. ¿Por donde empiezo para controlar la exposición a nanomateriales?

Primero, debes saber si en tu centro de trabajo se trabaja con nanomateriales, e identificarlos. Esto es complicado puesto que, en la práctica, ni siquiera las empresas más punteras del mundo tienen hojas de datos de seguridad caracterizando los componentes “nano” de sus productos.

Aunque cada día hay más índices -como este por ejemplo- recopilando los productos en el mercado que contienen nanomateriales, será tu conocimiento del proceso productivo en tu empresa lo que deberá darte pistas. Si una materia prima incorporada a un producto ha cambiado radicalmente su rendimiento últimamente, quizás deberías hablar con el proveedor para que amplíe información.

¿O acaso no te has dado cuenta aún de lo rápido que fragua ahora el cemento usado en las obras, o el alto rendimiento y las escasez de plagas en algunas producciones agrícolas, o de la eficacia de la pintura y los tratamientos de cualquier tipo de superficie… ?

6. Una vez identificados los nanomateriales, ¿cómo puedo evaluar el riesgo a la exposición?

Técnicamente, los nanomateriales permiten la aplicación de los métodos de evaluación utilizados en la higiene industrial “tradicional”. Para el muestreo activo, se pueden usar sistemas similares, aunque las bombas  necesitan ser de alto caudal, que son grandes y pesadas. Esto limita la posibilidad de hacer muestreo personal por la escasa oferta en el mercado actual de bombas suficientemente portátiles. Además, los modelos existentes, no discriminan entre las partículas ultrafinas (<2,5nm).

Estate atento a las mejoras en los equipos de muestreo, que mejorarán rápidamente.

Encontrarás más información en la NTP 877 del INSHT “Evaluación del riesgo por exposición a nanopartículas mediante el uso de metodologías simplificadas”.

7. ¿Qué medidas de control de nanopartículas puedo aplicar?

La jerarquía y medidas tradicionales de control de riesgos higiénicos se pueden aplicar en el caso de exposición a nanopartículas, con alguna peculiaridad:

control_higienicoActualmente, plantearse la eliminación y/o substitución de un nanomaterial por otro, carece de sentido. En el primer caso (eliminación) porque son un avance al que no se va a renunciar y en el segundo (substitución) porque posiblemente no tengas sustituto y, en el caso de tenerlo, la seguridad del sustituto sería casi imposible de garantizar con el conocimiento técnico que se tiene a día de hoy de los nanomateriales.

Por lo tanto, lo mejor es pensar directamente a controles de ingeniería, condicionados por las características de las nanopartículas. Por ejemplo:

  • Modificar una línea productiva con procesos húmedos de retención de nanopartículas;
  • Mejorar las condiciones de aislamiento de los sistemas de confinamiento de contaminantes;
  • Revisar los sistemas de ventilación por dilución, que no servirán para reciclar el aire contaminado con nanopartículas; o aumentar la potencia de los equipos de extracción localizada para capturar partículas más grandes que pueden convertirse en peligrosas al adherirse a ellas nanopartículas.

Las prácticas de trabajo deberán ser mucho más exhaustivas, especialmente en lo referido a la limpieza y mantenimiento de las áreas de trabajo.

Deberás también incrementar la eficacia de los equipos de protección individual implantados en tu empresa, especialmente los equipos de respiración (FFP3, HEPA) y los de protección de contaminación por vía dérmica.

8. Como profesional de la prevención de riesgos, ¿merece la pena centrarse en ello?

A largo plazo, la nanotecnología requerirá un nuevo planteamiento revolucionario en la seguridad y salud en el trabajo”

Son palabras de John Howard, director del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo de Estados Unidos. NIOSH es una de las organizaciones que más invierte en la seguridad de la nanotecnología en el mundo.

La nanotecnología traerá ciertamente nuevos e importantes aspectos en el campo de la seguridad y salud laboral. Si no quieres quedarte rezagado profesionalmente, te merece la pena estudiar sobre la seguridad y salud de los nanomateriales.

9. Hablando sobre la nanotecnología en general, ¿cuándo se descubrió?

Copa de Licurgo, siglo IV, Roma

Copa de Licurgo, siglo IV, nanotecnología romana

Por haber, nanomateriales los hay en la propia naturaleza como parte de compuestos minerales, del agua del mar proyectada en forma de spray o cuando se produce un incendio o la erupción de un volcán, por ejemplo.

Aunque involuntariamente, la acción humana ha sido también el origen de nanopartículas desde hace siglos a consecuencia de muchas actividades: El humo producido al cocinar, los gases emitidos en combustión de vehículos, los residuos de procesos industriales o, incluso, en la creación de obras de arte o utensilios a lo largo de la historia…

El concepto de nanotecnología como ciencia conocida para controlar y utilizar la nanoescala empieza a surgir a partir de la segunda mitadl del siglo XX, produciéndose hace unos 20 años el boom de la disciplina tal y como la conocemos hoy.

10. ¿Cuánto se invierte en la seguridad y salud de la nanotecnología?

Entre 2007 y 2011, la Unión Europea invirtió 2560 millones de Euros en programas dedicados a investigación en nanotecnología. En los próximos años, hasta 2020, esta inversión será notablemente incrementada.

Sin embargo, Estados Unidos es el país que más ha invertido  en investigación y desarrollo de la nanotecnología a través de la Iniciativa Nacional en Nanotecnología. En los últimos años, la inversión en “NanoEHS” (incluye aspectos medioambientales) ha ido del 3 al 7% del total del presupuesto del NNI. Es la mayor inversión en seguridad y salud del mundo dentro de la investigación en nanotecnología.

nanoEHS_investment

 

Prevencontrol

PrevenControl es la firma especializada en seguridad y salud laboral que propone soluciones eficaces e innovadoras para la mejora del negocio y la reputación de sus clientes a través de la consultoría, el uso de la tecnología y la formación.
¡Contáctanos!

¿Quieres recibir puntualmente las novedades de PrevenBlog? Suscríbete a nuestro blog!

Dejar un comentario

*